Zombies Party: Levantarse del sofá y matar zombies

La vida de Shaun es un callejón sin salida. Se pasa la vida en la taberna local, el Winchester, con su íntimo amigo Ed, discute con su madre y descuida a su novia, Liz. Cuando Liz le deja plantado, Shaun decide, finalmente, poner su vida en orden: tiene que reconquistar el corazón de su novia, mejorar las relaciones con su madre y enfrentarse a las responsabilidades de un adulto. Pero, por desgracia, los muertos están volviendo a la vida, y tratan de devorar a los vivos. Así que Shaun tendrá que enfrentarse a un problema más. Armado con un palo de cricket y una pala, emprende una guerra sin cuartel contra una horda de zombies para rescatar a su madre, a su novia e incluso, aunque a regañadientes, a su padrastro, al de su novia… llevándolos a todos al lugar más seguro y protegido que conoce: El Winchester.

Cuando ‘Zombies Party’ se estrenó, no sabíamos la que se nos venía encima. Estábamos a punto de descubrir a uno de los mejores equipos que nos ha dado el cine. Ese perfecto tridente formado por Edgar Wright, Simon Pegg y Nick Frost llegaron para ofrecernos una película absolutamente delirante, ingeniosa y divertida. Nada más y nada menos que una comedia romántica con zombies en la que todos los elementos encajan y que, con cada nuevo visionado, te hace quererla un poquito más.

Shaun es un adolescente en un cuerpo de adulto, al que le encanta jugar a los videojuegos, pasar el rato en su pub preferido con su amigo y su novia. Pero cuando esta última le dé un ultimátum, se da cuenta de que debe empezar a coger la vida por los cuernos o todo lo que quiere se derrumbará. El problema es que, cuando decide hacerlo, una misteriosa gripe que transforma a la gente en zombie se apodera del mundo y, claro, tendrá que tirar de todo su ingenio y pericia para salvar a sus seres queridos.

Con la base de “mofarse” de las películas del género “Z” que poblaban las carteleras de todo el mundo, Wright y Pegg conformaron un inteligentísimo guión repleto de secuencias para el recuerdo, como el arranque (ese comparativo pre y post-apocalipsis) o la descacharrante escena en el pub con Queen de fondo.

Me encanta la complicidad que tienen en pantalla Frost y Pegg, porque se nota que traspasa la pantalla. Es más, se nota lo buenos actores que son y la química que hay entre ellos.

Con esta, arrancaría la llamada “trilogía del Cornetto”, indispensable para cualquier amante del séptimo arte que se precie.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .