Batman Forever: Schumacher toma el control y se avecina desastre

La ciudad de Gotham está amenazada por un hombre que intenta vengarse de la Humanidad; su rostro está desfigurado por el ácido y se hace llamar El Caras. Por otra parte, un psicópata con intención de dominar el mundo ha inventado un estrafalario aparato que permite absorber las ondas cerebrales de los seres humanos. Ambos se unirán para lograr sus propósitos.

Con Burton ya solo en labores de producción, la batuta de la exitosa saga del hombre murciélago recayó entonces en Joel Schumacher (escogido precisamente por Tim), un habilidoso realizador curtido en diferentes géneros y que tenía varios éxitos en su filmografía. Parecía el tipo indicado para continuar la saga iniciada en 1989.

Aunque la base de la franquicia se mantiene casi intacta, se nota que Warner Bros temía que ‘Batman Vuelve’ hubiese sido demasiado «oscura» para el gran público. Schumacher trajo consigo una serie de cambios que no terminaron de funcionar tan bien como esperaban y que propiciaron una taquilla inferior en ‘Batman Forever’. Esencialmente, es un film más caótico, más absurdo y que está sumamente recargado… pero que al menos es disfrutable.

La salida de Burton también trajo un nuevo Batman (básicamente por que a Keaton no le gustó el guión), en este caso rubio, interpretado por Val Kilmer que debió llevarse bastante mal con el director y que aporta más bien poquito a la película. Diría que sus mejores momentos pasan cuando intenta coger la figura de padre de Robin (Chris O’Donnell haciendo de «niñato»).

En frente, dos villanos muy carismáticos del universo de Batman, como Dos Caras y Enigma, dos papeles muy jugosos que en buenas manos harían las delicias de los fans. Claramente, Jim Carrey hizo lo que habitualmente venía haciendo: sus coñas, sus muecas y todos los tics que le convirtieron en un actor taquillero en los 90. Su Edward Nygma es más payaso casi que el Joker de Nicholson. Luego está Tommy Lee Jones que, con otro enfoque, con otro guión, habría sido un gran Dos Caras (de juzgado de guardia es ventilarse la escena de conversión de Dent así), pero claramente está desenfocado (su enemistad en el rodaje con Carrey es casi palpable en el film). Y Nicole… ¡Ay Nicole! Nunca ha estado más guapa.

Pero, el verdadero problema de ‘Batman Forever’ es el guión, con una historia que va continuamente a matacaballo, queriendo satisfacer a los fans del cómic con muchas referencias, pero creando algunas escenas absurdas (el personaje de Nicole usando la bat-señal para esperar a Batman casi en picardías, la escena de acción de apertura).

El resultado es una tercera entrega notablemente inferior, entretenida y muy ligera, pero que roza el absurdo en algunos momentos. Se veía venir el desastre.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.