Molly’s Game: Sorkin desatado

Se centra en la vida de Molly Bloom, una esquiadora de talla mundial que llegó a ser millonaria antes de los 21 años. Tras perderse los Juegos Olímpicos, Molly se trasladó a vivir a Los Ángeles, donde incluso trabajó de camarera. Gracias a su inteligencia y sus dotes empresariales, la joven acabó ganando millones de dólares en el mundo del póker antes de que el FBI la investigara.

Tras descubrirnos los entresijos de Facebook o de Steve Jobs, el guionista Aaron Sorkin se centra ahora en la esquiadora de talla mundial Molly Bloom, que, tras terminar su carrera deportiva de forma fulminante, comenzó a organizar partidas de póker a las que se apuntaban famosos artistas de cine, empresarios y gente de todo tipo de calibre. Pero esta vez, Sorkin decide ponerse también tras las cámaras lo que le da absoluta rienda suelta.

Porque además, el guionista tiene enfrente a un torbellino pelirrojo capaz de hacer una exhibición de cualidades magnéticas que hacen que su sola presencia llene la pantalla. Pocas veces he visto a una actriz con tanto magnetismo como el que derrocha la Chastain, y más en esta película.

Enfrente, un Idris Elba que se deja llevar e, inevitablemente, comparte una química con su compañera de reparto. Pero, seamos sinceros, creo que hasta el portátil que maneja Jessica tiene química con ella. ¡Qué torbellino por favor! Por ahí se deja ver en un pequeño papel el bueno de Kevin Costner, un rostro que siempre es apreciable de ver.

Llama la atención también el montaje del film, abriendo y cerrando con el accidente de esquí, dando un pequeño toque “redondo” a lo que Sorkin nos quiere contar.

Con un guión escrito a su manera, pero que no deja de contar nada especial: el ascenso y caída de la esquiadora, con una interesante banda sonora y una adicción al póker digna de ‘Casino Royale’ (creo que es en las dos películas que han sido capaces de venderme el juego de cartas como algo absolutamente apasionante), ‘Molly’s Game’ es un film disfrutable, entretenido y muy bien realizado, que sabe más de lo que cuenta (¿O es que nadie tiene curiosidad por saber quiénes se sentaban en la mesa?).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .