Sra. Doubtfire: Robin Williams de por vida

Daniel Hillard es padre y esposo. Sus hijos lo consideran un padre maravilloso, pero su mujer está cansada de que se comporte como si también él fuera un niño. Tras un accidentado divorcio, aunque lucha con todas sus fuerzas para conseguir la custodia de los niños, el juez no se la concede. Decide entonces hacerse pasar por una señora mayor para poder ser, al menos, la canguro de sus hijos.

¿Queréis ver una película divertida, de lo más familiar que os permita estar tirados en la conformidad de vuestro sofá en casa con los niños? Porque si es así, creo que esta es vuestra película. Sí, la han emitido mil y una veces en televisión, te la sabes entera y, aun así, cuando la vuelven a emitir, caigo rendido en sus garras. Es difícil cansarse de ella.

El matrimonio de un hombre se viene abajo por su irresponsabilidad con el cuidado de los niños. Su mujer le pide el divorcio y, durante los trámites de separación, se queda aislado en un piso de mala muerte, con régimen para visitarlos solo los fines de semana. Si quiere estar cerca de ellos, tendrá que intentar algo completamente nuevo. Así se inventa a la Sra. Doutbfire, una buena, eficiente y amable asistenta entrada en años con acento inglés con la que intentará recuperar todo lo que ha perdido.

Rocambolesco argumento, me atrevería a decir que incluso algo enrevesado, pero de esos que funcionaban muy bien en los 90 y que da lugar a una simpatiquísima película que tiene un buen ritmo y que es ideal para ver en familia.

Así, ‘Sra. Doubtfire’ solo es entendible si uno asiste al “show” del grandísimo Robin Williams caracterizado como mujer, poniendo voces, caminando y creando a ese entrañable personaje. Columbus saca oro de él. De esta forma, consigue lo que mejor sabía hacer en pantalla: arrancarnos una sonrisa de oreja a oreja, a grandes y pequeños. Es una película en la que el actor se luce a lo grande, apoyado de una magnífica caracterización y de un guión lo suficientemente solvente como para resultar mínimamente realista.

Otra de esas películas a las que le coges mucho cariño en la infancia y te gustaría volver a verlas con tus hijos algún día. Si es así, no dudes de que vas a pasar un muy buen rato.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.