Top Gun (Ídolos del aire): Un cocktail disfrutable

La Marina de los Estados Unidos ha creado una escuela de élite para pilotos con el fin de sacar una promoción de expertos en técnicas de combate. En la academia, más conocida como Top Gun, a los mejores se les entrena para ser intrépidos y fríos al mismo tiempo, capaces de no perder los nervios en situaciones extremas y de no inmutarse al romper la barrera del sonido a los mandos de un F-14. A la escuela llega el joven Maverick, famoso por su temeraria aunque brillante forma de pilotar.

Con motivo del estreno de la tardía secuela pospuesta por la crisis del coronavirus, he decidido volver a ver ‘Top Gun’, este gran éxito de los años 90 que me había dejado buen sabor de boca pero que tenía completamente olvidada.

La trama sigue a Maverick, un avispado, carismático y guapo piloto que lucha por ser el mejor de los mejores en una competición llamada ‘Top Gun’, en la que aprenderá maniobras imposibles, combatirá enemigos y, de paso, puede que encuentre el amor.

Bien dirigida por el desaparecido Tony Scott, con ese toque videoclipero que siempre le ha caracterizado y que se fue pronunciando hasta el exceso con los años, la cinta tiene buen ritmo y su dosis de entretenimiento asegurado gracias a las espectaculares peripecias de los habilidosos pilotos que están al mando de los majestuosos aviones. La banda sonora, repleta de numerosas canciones exitosas de aquellos años, adereza la acción y enfatiza los momentos clave.  

Tom Cruise confirmó que seguía sobre la gran ola de la popularidad que había ganado con ‘Cocktail’ gracias al protagonista, un papel bastante cómodo, poco complicado, pero que le permite derrochar carisma, soltando o aguantando chascarrillos ingeniosos. Iceman / Val Kilmer es el rival y piloto por batir, pero que demuestra honorabilidad en el momento clave.

Más allá de las piruetas de los aviones, lo mejor de la película me sigue pareciendo, sin duda, la amistad que refleja Maverick con Goosie (Edwards, al que siempre se agradece ver) y que alcanza un nivel de colegueo que es capaz de traspasar la pantalla. Son los mejores amigos, como si fuesen hermanos, aunque no de sangre.

‘Top Gun: Ídolos del aire’ hará las delicias de los amantes del cine de aquella época. Si fuese vosotros, la volvería a ver y programaría una sesión doble con ‘Hot Shots’.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.