La vida de Brian: Obra maestra absoluta del descojone

Brian nace en un pesebre de Belén el mismo día que Jesucristo. Un cúmulo de desgraciados y tronchantes equívocos le harán llevar una vida paralela a la del verdadero Hijo de Dios. Sus pocas luces y el ambiente de decadencia y caos absoluto en que se haya sumergida la Galilea de aquellos días, le harán vivir en manos de su madre, de una feminista revolucionaria y del mismísimo Poncio Pilatos, su propia versión del calvario.

El humor es algo muy de cada uno y no a todos nos hacen gracia las mismas cosas (no me hagáis hablar de los ofendiditos, que no creo que den de paso este maravilloso espectáculo), pero cuando alguien me pide consejo o quiere que le recomiende una comedia clásica, en mi mente siempre está como primera opción ‘La vida de Brian’ de los geniales Monty Python.

Ver ‘La vida de Brian’ es arrancar y terminar con una sonrisa de oreja a oreja y, si es tu primera vez, puede que hasta con lágrimas en los ojos. Juega con fuego, todo hay que decirlo, pero las obras maestras suelen hacerlo, porque no todo el mundo lleva bien que se entre en el terreno religioso. Puede que sea irreverente, pero también es absolutamente magistral gracias a la historia que relata y, aunque a veces parece írseles de las manos, enseguida recupera el norte con otro gag brutal.

Es la película que contiene el mayor número de gags por minuto (que consiguen hacer reír) de la historia del séptimo arte. Son incontables los momentos en los que el espectador se echa a reír a carcajadas mientras Brian, mero espectador de los acontecimientos que le rodean reconvertido a Mesías de casualidad intenta escapar y salir vivo de la situación.

Yo me uniría al frente judaico popular, o al frente popular de Judea, o me uniría a la crucifixión llevando solo una cruz por persona, o charlaría con Pijus Magnificus, o pediría al César que liberaran un esclavo. Es un no parar de reír, de admirar la brillantez de un grupo de humoristas en estado de gracia.

Por eso y por tantas cosas, es la obra maestra del descojone.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.