Dexter – New Blood: Un regreso muy a medias

Diez años después del final de la serie, Dexter Morgan vive con un nombre falso en la pequeña ciudad de Iron Lake, Nueva York. Lleva una vida normal y es un miembro respetado de la sociedad, pero a raíz de eventos inesperados resurge su necesidad de dar rienda suelta a sus oscuros instintos.

Lo que ha sucedido con mi querido amigo Dexter es digno de estudio. A diferencia de otros finales de series, el de ‘Dexter’ tuvo una acogida casi unánime por el disgusto generalizado que dejó. Lo cierto es que, a partir del grandísimo final de la cuatro, temporada a temporada se fue desinflando hasta rozar el más absoluto ridículo en la última. Aún recuerdo el cabreo que tenía tras la emisión del primer episodio de la octava temporada y cómo fue aumentando capítulo a capítulo.

El resurgir del personaje, con una nueva serie, parecía la excusa ideal para conseguir darle el final que realmente se merecía. Detrás de esto, regresaba también Clyde Philipps, responsable de las primeras temporadas del asesino más querido de américa, lo que parecía ideal para retomar al personaje y relanzarlo a futuras generaciones. Una segunda oportunidad que pocas series han recibido y que no debería haber desperdiciado así.

A pesar de la nostalgia inicial, ese querer ver a Michael C. Hall y su “pasajero oscuro” en su hábitat natural, pero rodeado de frío, poco a poco la temporada fue perdiendo el interés. Quizás, tarda demasiado en arrancar debidamente, con un ritmo excesivamente lento y muy poca chicha para tratarse de Dexter Morgan. Para cuando lo hace, las cosas no terminan de encajar.

Clamorosas son todas las decisiones que llevan al supuesto gran cierre final, que es excesivamente forzado como para que me convenza. No entro en si es mejor o peor, no debo porque encuentro con demasiada desgana como para ser objetivo. Hablo de que no se crean las circunstancias necesarias.

Creo que es un gran error obviar tanto el personaje del padre, Harry, fundador del código y el hombre que consiguió que Dexter no terminase siendo un asesino del montón, y centrar tanto la acción en Deb, uno de los personajes más detestables de la serie. Pero bueno, como ya se ninguneó a su figura en la última entrega, parece que había que ser consecuentes con ella, ¿No?

‘Dexter: New Blood’ es una nueva decepción. Una pena porque el personaje de Dexter Morgan nos había dado tantas alegrías en un principio que cuesta despedirse así de un compañero de viaje.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.