Way Down: La sobra de la casa de papel es alargada

La leyenda de que el Banco de España es inexpugnable y no se puede atracar no asusta a Thom Johnson, el brillante y joven ingeniero reclutado para averiguar cómo acceder a su interior. El objetivo es un pequeño tesoro que va a estar depositado en el banco durante únicamente diez días. Diez días para descubrir el secreto de la caja, diez días para urdir un plan, diez días para preparar el asalto, diez días para aprovecharse de un plan de fuga irrepetible, cuando la esperada final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica reúna a cientos de miles de aficionados a las puertas del propio Banco de España. Diez días para alcanzar la gloria… o para acabar en prisión.

A pesar de que su argumento plantea una posibilidad de lo más estimulante e interesante y de que Jaume Balagueró sabe hacer las cosas como Dios manda, es inevitable ver ‘Way Down’ y no pensar en que Telecinco ha buscado urgentemente un producto que sea capaz de seguir el éxito marcado por la estirada ‘La casa de papel’.

‘Way Down’ es un cúmulo de situaciones muy desaprovechadas por un guión trillado, en la que solo funciona verdaderamente el momento del robo. Os juro y perjuro que solo he terminado de verla por ver cómo lo llevaban a cabo, la parte que es verdaderamente original, porque lo que es todo lo demás, es un refrito de grandes clásicos del género «atracos perfectos».

Un Freddie Highmore completamente desubicado (su personaje no pega ni con cola y no te lo crees en el contexto de la trama) encabeza un reparto de caras conocidas sumamente desaprovechadas en pos de los actores extranjeros de turno. Sinceramente, Tosar, Coronado o Gutiérrez Caba tienen más tablas juntos y necesitan más protagonismo que los Liam Cunningham o Astrid Bergès-Frisbey. Menos mal que la producción es realmente buena, que si no nos hubieran sacado cantares.

Imagino que la idea es que pueda estrenarse fuera de España y tener repercusión, pero francamente lo dudo mucho. Es una lástima que usando el contexto del Mundial de Sudáfrica no hayan sido capaces de jugar un poco más con el elemento sorpresa. Es más, cierran el film con la idea de realizar una secuela que, dudo mucho, vea la luz.

Pasable desde luego, decepcionante un rato largo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.