Silent Night: No la pillo el punto

Mientras el mundo se enfrenta al apocalipsis, un grupo de viejos amigos se reúne para celebrar la Navidad en una idílica casa de campo en Reino Unido. Incomodados por la idea de la inevitable destrucción de la humanidad, deciden afrontar la situación con tranquilidad, abriendo otra botella de Prosecco y continuando con la celebración… Pero, por mucho que quieran fingir normalidad, tarde o temprano, tendrán que hacer frente a la idea de que es su última noche.

Pues a pesar de que la película tenía muy buena pinta, gracias a su reparto con alguna cara conocida y un argumento aparentemente interesante gracias a su punto de partida, tengo que decir que ‘La Última Noche’ me ha parecido un tostón considerable. Es una rara mezcla entre espíritu navideño y cine catastrofista. Pero su mayor defecto es que, sin duda, tarda tanto, tantísimo en arrancar que, cuando nos metemos en el meollo de la cuestión he desconectado por completo.

Ante la inminente llegada del fin del mundo, un grupo de amigos ha decidido reunirse por última vez antes del fatídico final y, de paso, airear trapos sucios, viejas rencillas y secretos que no deberían revelarse, aunque más de un miembro del grupo los conozca o suponga. Villancico mediante, arranca la propuesta presentando a los distintos miembros del grupo, pero me surge la primera duda existencial del asunto. A lo mejor el raro soy yo, pero hubiera preferido pasar el fin del mundo rodeado de mi familia. Pero bueno, puedo pasarlo por alto.

Después, los comensales / amigos llegan a la casa en cuestión con la INTERMINABLE presentación de personajes. Utilizo ese adjetivo porque, en una película que apenas llega a la hora y media de duración, se toma demasiado tiempo en esta primera parte, incidiendo y recalcando demasiado cómo es cada personaje. Creo que es un error, porque me termina desconectando de la película y los diálogos intentan fluir sin apenas ritmo ni acción. Todo es lento, demasiado lento, obviando en gran parte el motivo de la reunión hasta ya casi la mitad del filme.

Debo decir que me sorprende las buenas sensaciones que ha dejado en el pasado Festival de Sitges. Quizás, en ese tipo de ambiente festivo, pueda funcionar mejor. En mi caso, en la sala en la que estábamos los pocos espectadores que éramos, el ambiente era silencioso y más aburrido que otra cosa.

Así que, para cuando el joven Art se pierda por el bosque y empiece a encontrarse las primeras señas del apocalipsis, yo ya estoy o dormido en la butaca o mirando el móvil con poco o ningún interés. No me lo esperaba, pero me desesperó. Es más, aunque hubiera llegado algo “vivo”, la sensación que me deja la segunda parte de la película es que todo eso se explora mucho más en la infinitamente mejor ‘Hijos de los hombres’, obra maestra absoluta, dicho sea de paso.  

Una lástima, pero me ha resultado demasiado decepcionante.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.