Cazafantasmas – Más allá: Amor y respeto por la original

Una madre soltera y sus dos hijos llegan a una pequeña ciudad, descubriendo su conexión con los cazafantasmas originales y el legado secreto que dejó su abuelo tras de sí.

Ojalá todas las secuelas que se realizan de los grandes éxitos de taquilla actuales o más antiguos tuvieran el respeto y amor que tiene ‘Cazafantasmas: Más allá’ por la película original. Aquellos que hoy en día veneramos a los Egon, Peter, Ray y Winston estamos de enhorabuena porque la película que se estrenó cuando era pequeño y con la que te podías entretener de lo lindo durante dos horas para, después, irte a la habitación a jugar a cazar espectros ha conseguido, muchos años después, una secuela de lo más respetuosa, que es capaz de cerrar perfectamente el arco argumental de las antiguas, dar paso a una posible nueva generación y que los más jóvenes se enganchen a la saga. Todo eso en dos horas de duración, no está nada mal.

Esto es gracias a Jason Reitman y, si veis el film, me daréis la razón. El hijo del mítico director de las originales decide hacerle una carta de amor y despedida por todo lo alto a su padre y lo consigue, además sobradamente a pesar de que la película empieza con un ritmo pelín lento, que funcionará para aquellos que no estén familiarizados con la trama, pero para los viejos rockeros como yo nos pedía una velocidad más.

Todo es conocido, todo es excitante y vamos de la mano de sus jóvenes protagonistas como si de ‘Stranger Things’ se tratara. Hay que partir una lanza en favor de Finn Wolfhard y, sobre todo, Mckenna Grace el gran descubrimiento de la película. Ellos funcionan perfectamente de enlace entre la trama con aspecto más juvenil y lo que de verdad está por venir. Tenemos secuencias muy conseguidas, como la persecución a bordo del ecto-1 o la del supermercado, con guiño directo a la de 1984.

Luego viene lo que viene y habrá a quien le convenza más o menos la historia pero, qué queréis que os diga, yo la he disfrutado mucho, muchísimo. Es más, su recta final me parece de lo más encantadora y creo que, seáis fans o no, deberíais verla. Ivan Reitman está sonriendo desde el cielo.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. ¡Totalmente de acuerdo! A mí no me ha molestado el ritmo lento del principio, pero la caída de la intensidad en la acción en la secuencia final, un poquitín sí, y no cuento más para no espoilear. Aun así, aquí un fan más que ha disfrutado como cochino en charca. Todo bien. Poco más se podía esperar. Es cierto que es muy fan service, pero es justo lo que esperaba. ¡Y pedasso de nudo en la garganta en la secuencia final!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.