Benedetta: ¡Cómo está la abadía!

Benedetta Carlini llega al convento de Pescia, en la Toscana, y asegura ser capaz de hacer milagros desde que era joven…. gira en torno a la sexualidad en un convento y la homosexualidad de una de sus monjas, que desde joven comenzó a tener visiones sin conocer el motivo.

Paul Verhoeven se nos está haciendo mayor… pero, creedme, lo digo en el buen sentido de la palabra. Todos sabemos que la experiencia es un grado y este señor, responsable de películas tan dispares como ‘Elle’ o ‘El hombre sin sombra’, ha conseguido llegar a un momento de madurez cinematográfica brillante. Es capaz de encadenar películas de diferentes temáticas o géneros sin perder pulso, ritmo y, lo más importante, logrando la titánica labor de poner de acuerdo a crítica y público.

Esa es la impresión general que te deja el filme, que Verhoeven sabe perfectamente lo que quiere hacer y lo cuenta como él quiere. Es más, cuando uno ve ‘Benedetta’ llega a la conclusión de que ya no le vamos a cambiar. La novela de Judith C. Brown en la que se basa tiene todos los tintes para que sea él el mejor encargado para la adaptación de esta. Es el claro ejemplo del cine que le interesa hacer ahora, lejos de los grandes estudios.

En esta ocasión, se ha decantado por la historia de unas novicias en una abadía del siglo XVII, con Benedetta como protagonista (y Virginie Efira poniendo cuerpo y alma en una esforzada y nada desdeñable actuación), una joven que parece “tocada por la gracia de Dios” y cuyos milagros asombran a los presentes.

Pero, lo que podría ser cine casi evangélico o correcto, se vuelve “pecaminoso” al incluir ciertos pasajes de desnudos o sexo entre monjas (mención aparte a algunas visiones de lo más disparatadas). Es decir, todo salpicado por los dejes habituales que nos tiene acostumbrados y que harán saltar por los aires a los cristianos más fieles.

A partir de ahí y, a través del paso de los años, salpicada con algunos diálogos con mucha miga, con imágenes y escenas que dan mucho de qué hablar, Verhoeven agita al personal con una película interesante que consigue ir in crescendo culminando con un gran colofón con quema de brujas y juicio público que es para levantarse y aplaudir.

Por mí, que este señor no se retire y nos siga “escandalizando” de esta manera.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.