El Buen Patrón: El mejor León de Aranoa y el mejor Bardem

Julio Blanco, el carismático propietario de una empresa que fabrica balanzas industriales en una ciudad española de provincias, espera la inminente visita de una comisión que decidirá la obtención de un premio local a la excelencia empresarial. Todo tiene que estar perfecto para la visita. Sin embargo, todo parece conspirar contra él. Trabajando a contrarreloj, Blanco intenta resolver los problemas de sus empleados, cruzando para ello todas las líneas imaginables, y dando lugar a una inesperada y explosiva sucesión de acontecimientos de imprevisibles consecuencias.

Con ‘Los lunes al sol’ León de Aranoa puso el listón alto, muy alto. Basta con la fábula de la cigarra y la hormiga para darse cuenta de que estamos ante una de las mejores películas españolas de los últimos años, pero, a partir de ‘Princesas’, le he perdido un poco la pista con películas que prometían pero que no terminaban de despegar.

Sin embargo, con esta historia del empresario de la fábrica de balanzas en busca de un premio a la excelencia, ha conseguido conquistarme por tres razones básicas. La primera, porque su mordiente, su crítica escondida y su mordaz relato me recuerdan a su obra más celebrada.

La segunda, porque tiene a un Javier Bardem absolutamente desatado al que le viene como anillo al dedo su personaje. En una enésima transformación y lejos de caer en esos histrionismos desmedidos de los cuales algunas veces hace gala (más en Hollywood que aquí), plasma a la perfección a ese Julián Blanco, empresario “buen patrón”, ayudado del excelente guión con algunos diálogos sumamente brillantes. Es el protagonista de la función, pero no comete el error, en ningún momento, de eclipsar el resto del filme.

Tercero y último, porque dentro de toda la historia, de lo que cuenta, los temas que toca y cómo los toca, hay que reconocer el acierto de ser sumamente divertida. Creo que no se me ha borrado la sonrisa de la cara en ningún momento. Es curioso como la película relata algo serio utilizando la fórmula de la sátira, derrochando sentido del humor y encontrándome rodeado de toda una sala de cine riendo a carcajadas en algunos compases.

Acertada, inteligente y divertida. Más películas así al año, por favor.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.