Huida a medianoche: Road movie para disfrutar muchísimo

Un expolicía de Chicago que se dedica a capturar forajidos recibe una oferta de cien mil dólares a cambio de encontrar a un contable que se ha fugado con dinero de la mafia. A primera vista, parece un trabajo sencillo, pero resulta que hay otro cazador de recompensas que busca al mismo individuo.

Intentando aprovechar al máximo los días de vacaciones, alterno estrenos actuales con producto antiguo y hoy, me dispongo a enmendar un error tremendo. Es increíble que no me haya decantado antes por ver ‘Huida a medianoche’.

Un buen cazarrecompensas es el encargado de escoltar a un contable bocazas que ha estafado a la mafia. Lo que parece una misión sencilla va tornando cada vez más liosa, difícil y tramposa gracias al ingenio de Martin Brest, que combina perfectamente acción y comedia para lograr un tono único y genial. Podréis decir que esta película la habéis visto más veces, pero es difícil que la encontréis con un tono tan amable y cómplice con el espectador.

Así, viajamos en esta road movie con unos geniales y carismáticos De Niro y Grodin, que derrochan química y simpatía mientras recorren América en una misión a contrarreloj.

‘Huida a medianoche’ es simpática (qué bien funcionan los golpes cómicos) y entretenida (muy buena en las secuencias de persecución) como pocas. Además, no pierde el ritmo en ningún momento y sus dos horas de duración se pasan en un suspiro.

De esos visionados obligados que no váis a lamentar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.