Alien 3: Tampoco está tan mal

Tras conseguir escapar con Newt y Bishop de un planeta alienígena, la teniente Ellen Ripley recala accidentalmente en Fiorna 161, una remota cárcel galáctica cuyos peligrosos reclusos están absolutamente abandonados a su suerte.

Empresa difícil dirigir una tercera entrega de una saga que, quizás, estaba en su mejor momento. La película de Scott era de culto y Cameron impulsó la franquicia para hacerla, definitivamente, rentable para los productores y accesible al gran público. Solo faltaban grandes ideas detrás del proyecto para que ‘Alien 3’ fuese una realidad. Pero parece que la Fox tenía prisa, quiso ejercer su control sobre el proyecto. Vincent Ward llegó, vio, se le fue la olla y perdió. Así, David Fincher se estrenó en la gran pantalla con  una película que comenzó a rodarse sin guión ni reparto definitivo, de la cual se desentiende completamente debido a que el rodaje debió ser un auténtico calvario.

Lamentablemente, en muchos momentos de esta secuela, se nota que aquí falta tratamiento. Con un par de meses más de espera, podríamos haber visto una película más coherente narrativamente hablando, pero ‘Alien 3’ es lo que es. Lógicamente, inferior a sus antecesoras, pero con algunos momentos de verdadero relumbrón.

Me falta un plano general, me falta saber cómo es el dichoso sitio a donde ha ido a parar Ripley ahora y saber, un poquito más, de esos locos (convictos que decidieron quedarse y abrazar la religión) que habitan el lugar. Con estos pequeños detalles, ‘Alien 3’ habría emergido a la altura de sus predecesoras pero, en cambio, cuando llega el clímax final, por muy bien rodado que esté (porque Fincher empezaba ya a demostrar que sabía cómo hacer las cosas y cuando el film debe brillar), no me hago una idea de si van por buen camino o el dichoso Alien es tan listo que les está tomando el pelo.

Con todo y con eso, su tercio final me conquista definitivamente hasta salvarla de la quema, gracias, sobre todo, a la fotografía capaz de crear una angosta atmósfera y un maravilloso final que hubiera sido muy digno para las aventuras de la Teniente Ripley (Sigourney Weaver, una vez más, la gran heroína de los últimos años y dando una lección de interpretación e implicación en un Blockbuster).

Tampoco está tan mal. No seáis tan malos con ella.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .