El imperio del fuego: Testosterónica aventura

En Londres, Quinn, un niño de doce años, despierta sin querer a un enorme dragón de su letargo de siglos. Veinte años más tarde, pueden apreciarse las devastadoras consecuencias del paso de la bestia y de sus vástagos por todo el planeta. Los dragones son seres extremadamente inteligentes que no tienen ninguna intención de compartir la Tierra con los seres humanos. Quinn es ahora Jefe de Bomberos. Su trabajo consiste en mantener alejadas a las bestias para garantizar la supervivencia de una pequeña población. En medio de este caos aparece Van Zan, un norteamericano que asegura saber cómo acabar con los dragones y salvar a la humanidad.

Soy bastante amigo de revisionar películas porque, muchas veces por la compañía (amigos, familiares), las circunstancias (energúmenos en salas) o factores externos (el estado de ánimo) no terminas de disfrutar del todo de la experiencia cinematográfica o te llevas una impresión equivocada. Pues ‘El Imperio del fuego’ solo la había visto una vez, el día de su estreno en cines y me dejó un sabor de boca un pelín amargo. Ahora, casi 20 años después, la he podido valorar como debía.

Creo que el principal problema que tuve es que me hice una película en mi cabeza que era muy distinta a la que Rob Bowman nos quería contar. Así, seguimos las aventuras de los últimos humanos supervivientes tras el despertar del letargo de los dragones.

Con un guión/idea similar al ‘Aliens’ de James Cameron, Bowman exhibe una película de gran presupuesto con bastante dignidad. Si que es cierto que se la juega en determinados planos donde, hoy en día, cantarían un poquito los f/x, pero también es cierto que ofrece algunas panorámicas de las ciudades desoladas y masacradas por los dragones realmente desoladoras.

También hay ideas francamente interesantes, como el hecho de que los humanos se vean relegados a volver a vivir en castillos fortificados, o la forma en la que tienen de entretener a los niños. Incluso se guarda un par de buenas secuencias de acción en la chistera.

El reparto es bastante potente y cumple con creces su cometido. Tenemos a Christian Bale al mando, antes de convertirse en Batman y como el cuestionado y traumatizado líder. Después, destaca Matthew McConaughey en el primer papel que le vemos hacer alejado de su status de “tío de comedia romántica del montón”. ¡Hasta está Gerard Butler! 

Lo dicho, a pesar de ciertas decisiones del guión, ‘El imperio del fuego’ es una testosterónica aventura que entretiene con creces.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .