Otra ronda: ¡Caña aquí!

Cuatro profesores de instituto se embarcan en un experimento sociológico en el que cada uno de ellos deberá mantener la tasa de alcohol en su cuerpo al mismo nivel, durante su vida diaria, intentando demostrar de esa manera que pueden mejorar en todos los aspectos de su vida.

Tras el éxito cosechado por ‘La Caza’ (película que, a día de hoy, me sigue pareciendo una absoluta BRUTALIDAD)  Vinterberg vuelve a formar equipo con Mikkelsen para presentarnos ‘Otra Ronda’, la historia de cuatro amigos, profesores ya algo “talluditos”, cansados de la rutina y la monotonía que han cogido sus vidas. Durante una cena, llegan a una conclusión: beber hasta mantener un mínimo de alcohol en sangre y, así, comprobar una teoría.

A partir de aquí y, como si de cuatro pequeñas historias que se entrelazaran se tratase, Vinterberg va desmenuzando la trama apoyado en sus cuatro actores principales, impecables, perfectos. Qué difícil me parece hacer bien de borracho, no de borracho exagerado, de borracho creíble. No he visto un gesto o una escena forzada, o sobreactuada. En el caso de Mikkelsen, es especialmente llamativo su cambio de registro, de ese “apalurdamiento” inicial, a ver esa chispa en sus ojos, ese “uy, que este se ha tomado un par de copichuelas”. De esta forma, es como si el espectador fuese uno más del grupo, cómplice de la temeridad que van a cometer y conocedor de que. al fin y al cabo, van a terminar pasándose. Y a eso también juega su director, a que conoces los efectos del alcohol, todos nos hemos tomado una copita de más alguna vez y seguramente nos haya pasado algo de lo que vemos en pantalla. 

Con un ritmo muy bueno en el que destaca la mezcla de drama con los toques de humor inevitables (ese subir la escalera), vuelvo a destacar la soberbia dirección de Vinterberg, que mostrando pequeños detalles (unas llaves en la mano, una brecha en la cabeza), ya te haces a la idea de lo que ha pasado cuando el personaje ha vuelto a casa.

Lógicamente, sabes lo que va a terminar sucediendo, pero me gusta la elección y destino que se le da a cada una de las cuatro historias. No todas tienen porqué terminar igual porque los cuatro protagonistas también son muy distintos. Es más, el gran final es un gran final con todas las de la ley y donde Mikkelsen vuelve a comerse la pantalla al ritmo de “What a life”.  

Pocas nominaciones, POCAS me parecen para un película de tan maravilloso calibre. Con esto de la pandemia hacía mucho tiempo que una película no conseguía dejarme tal sensación, un film que te hace reír, avergonzarte, casi llorar… y todo eso en menos de dos horas de duración y sin un gran presupuesto detrás. No dejéis escaparla.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .