Llamaradas: El fuego cobra vida

Brian era un niño cuando vio morir a su padre en acto de servicio durante un incendio. Veinte años después, tiene que someterse a un duro periodo de pruebas en la compañía que manda su exigente hermano Stephen, para ser bombero en Chicago. Superado el escollo, su trabajo consistirá en investigar incendios para descubrir si han sido provocados. Mientras un pirómano se dedica a provocar incendios, los dos hermanos intentan superar las rencillas del pasado.

‘Llamaradas’ es un clásico de esos que nunca me pierdo y que, de vez en cuando, me gusta volver a ver. A pesar de que conozco la trama, sus defectos y sus aciertos, es una película que ofrece un espectáculo sensacional.

La trama se centra en dos hermanos, como de casta le viene al galgo, ambos se convierten años después en bomberos como su padre y, a pesar, de que este muere en acto de servicio. Crecidos en la rivalidad y el odio, uno ha encontrado su camino y es un ferviente amante de la profesión, pero el pequeño no lo tiene tan claro. A partir de aquí, una serie de extraños incendios en la ciudad harán saltar las sospechas de que un loco pirómano anda suelto.

Si hay algo por lo que debéis ver ‘Llamaradas’ es por las impactantes escenas de acción, que merecen todo elogio posible. Hoy en día esto estaría hecho por ordenador, pero en 1991 esos cacharros no existían y había que ingeniárselas para dominar un elemento tan peligroso y vivo como lo era el fuego (y, además, filmarlo). Ron Howard, que tiene sus cosillas como director, aquí hace un auténtico despliegue imaginativo para conseguir que las secuencias queden lo más realistas posibles. Y es que el fuego de verdad acojona mucho más que el digital.

Además, la película cuenta con un reparto bastante acertado, con Kurt Russell ejerciendo un papel doble (como padre e hijo) y en una época en la que hacía cualquier cosa y todas ellas bien. William Baldwin bastante correcto como el hermano pequeño, pero ensombrecido por Russell y de Niro, que en el pequeño papel que tiene como bombero retirado y especialista en averiguar motivos de incendios resulta de lo más atrayente. Una pena no poder haberse aprovechado un poquito más de Donald Sutherland y Rebecca de Mornay.

Una película de esas que, hoy en día, no se harían.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .