Un Plan Irresistible: Blandita, se requiere más acidez

Un estratega demócrata ayuda a un veterano retirado a postularse a la alcaldía de una pequeña y conservadora ciudad del medio oeste americano que suele votar siempre a los republicanos.

Qué pena que, con ese reparto, con esa idea y con todo tan bien preparado, sea una comedia tan blandita. Parecía ‘Un plan irresistible’ una película con el aire del gran Aaron Sorkin… pero no está y ni se le parece. No me malinterpretéis, no está mal, tiene un visionado y se deja ver, pero desperdicia todo su potencial. Un poquito más de acidez la habría venido perfecto.

Dirigida por Jon Stewart, la trama nos sitúa a un consejero político de Washington, que debe viajar hasta una ciudad de Wisconsin perdida de la mano de Dios (y a la que el wifi apenas llega) con la idea de convencer a un ciudadano, que dio un buen discurso, de que se presente al congreso. A partir de aquí, surgen las diferencias entre las costumbres urbanitas y las del medio rural.

Es por eso que todo termina siendo una comedia al más puro servicio de Steve Carell, que decide no meterse en líos y hacer lo que mejor sabe hacer. Está cómodo y más cuando en frente tiene a la estratega republicana encarnada por Rose Byrne (que es de lo mejorcito de la película).

Así pues, de “irresistible” tiene poco. Una película que se deja ver y que termina siendo para pasar el rato, pero que desaprovecha muchos caminos y mejores opciones. Una lástima.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .