Conflicto de Intereses: La cosa es que tenía buena pinta…

Rick Magruder es un abogado de éxito, divorciado y con dos hijos pequeños, que vive en una pequeña ciudad sureña. Tiene una relación sentimental con una compañera de trabajo hasta que aparece en su vida una joven camarera que es acosada por su padre.

Recuerdo que cuando se estrenó ‘Conflicto de intereses’ era apenas un chaval que empezaba a ver películas protagonizadas por gente real y no dibujos animados, pero me llamaba la atención el anuncio en televisión y siempre pensé que era una película que tenía que ver y que tenía buena pinta.

El confinamiento y la época actual de pocos estrenos me ha dado la oportunidad de ver… que no me estaba perdiendo nada. Es una pena que el buen reparto se vea desaprovechado por un guión que no ahonde en los personajes, que la experta batuta de Robert Altman esta vez no acierte el tono, que la fotografía sea tan sumamente mala o que el hecho de adaptar un relato de John Grisham no sean motivos suficientes como para salvar una película que no engancha en ningún momento. Es más, vista ahora, da la impresión de haber envejecido fatal.

‘Conflicto de intereses’ es un confuso y errático film que no hace justicia a todos los nombres que están involucrados.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .