Proyecto Power: ¿La tomarías?

En las calles de Nueva Orleans, se empieza a correr la voz sobre una misteriosa nueva píldora que desbloquea superpoderes únicos para cada usuario. La trampa: no sabes cómo te afectará hasta que la tomes. Mientras que algunos desarrollan una piel a prueba de balas, invisibilidad y una fuerza sobrenatural, otros exhiben una reacción más mortal. Pero cuando la píldora eleva el crimen dentro de la ciudad a niveles peligrosos, un policía local se une a un traficante adolescente y a un ex soldado alimentado por una venganza secreta para luchar contra el poder con poder y arriesgarse a tomar la píldora con el fin de localizar y detener al grupo responsable de crearla.

A pesar de que el resultado final es un puro entretenimiento con la factoría Netflix detrás, no puedo más que quedarme “a medias”. Sin duda ‘Poryecto Power’ parte de una idea inicial sumamente original, curiosa y atrayente: la aparición de unas pastillas que se distribuyen a modo de “droga” y que te otorgan un poder especial. Hay inconvenientes: tú no eliges el poder y tiene un factor muerte (puede que te la tomes y termines estallando).

A partir de aquí, se crea una trama que no llega a interesar completamente. Se utiliza un personaje principal que no termina de caerme bien (la adolescente rapera incomprendida y lo que conlleva ver cómo intentan traducir al castellano en el doblaje las rimas) para hacerla amiga de un buen poli (Gordon-Levitt con el piloto automático ya que su personaje es muy planito) y meter a un extraño hombre llamado El Comandante (Jamie Foxx poniéndole ganas, quizás el mejor de la película). Una vez que se van descubriendo los entresijos de la historia, te das cuenta pronto de que los responsables no saben cómo aprovechar todo el potencial. Ya el título demuestra que tampoco estaban para darle muchas vueltas.

Terminan cayendo en los estereotipos de siempre, en puntos muertos que dejan algún que otro agujero de guión o alguna que otra cosa sin explicar. También hay una ausencia generalizada de villano como tal, al que ponerle cara. Por ahí está Rodrigo Santoro, pero esa no es su labor, más que la de disfrutar de unos minutos de protagonismo.

‘Proyecto Power’ es una película entretenida que desperdicia todo su potencial. Es como tomarte una de sus pastillas y que el súper-poder sea poco aprovechable.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .