Operación Reno: Retorcido Guilty Pleausure

Al salir de prisión, Rudy Duncan se propone empezar una nueva vida con Ashley, una chica con la que ha mantenido una relación epistolar desde la cárcel. Pero se verá en una situación muy comprometida cuando el hermano de Ashley y sus secuaces intenten sonsacarle información sobre un casino que la banda planea asaltar.

Aunque hay cosas y detalles que se podían haber pulido y cuidado un poco más, si somos capaces de entrar al disparatado juego que nos propone, ‘Operación Reno’ es un auténtico disfrute.

Siempre me ha llamado la atención como Frankenheimer consigue pasar de un género a otro con toda la comodidad del mundo. Esta película arranca (casi) como un drama carcelario, para pasar a ser una cinta romántica de turno y convertirse, de golpe y porrazo, en un retorcido thriller de acción con tintes cómicos. Y todo eso en un tiempo de metraje de lo más estimable, sin irnos a las dos horas y media o a locuras por el estilo.

Affleck (valiente, por aquel momento se apuntaba a un bombardeo) interpreta a Rudy, un pobre ladrón de coches que se echa un amigo en prisión. Al salir de allí, suplanta la identidad de su amigo para salir con su novia (Charlize Theron, magnética y bella a partes iguales) que a su vez tiene un hermano (Gary Sinise, pelín pasado de rosca) que quiere dar el golpe a un Casino. Y hasta ahí puedo leer.

A partir de aquí, todo depende del grado de complicidad que tenga el espectador con la película porque, entendería perfectamente que os pareciese una solemne idiotez. Pero a mí, me parece un guilty pleausure de lo más resultón, de lo más entretenido.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.