Al límite de la verdad: Parecía un telefilm de sobremesa

En circunstancias normales, un atasco en hora punta en Nueva York no provocaría una reacción en cadena capaz de destrozar la vida de dos personas. Sin embargo, en este día en concreto, un pequeño choque convertirá a dos hombres en enemigos declarados. Gavin Banek es un abogado de altos vuelos que intenta abrirse camino entre los coches para no llegar tarde a un juicio. En el carril de al lado se encuentra Doyle Gipson, padre de dos niños, que también se dirige al tribunal donde un juez va a decidir si Doyle tiene derecho a ver a sus hijos. Aparentemente Banek y Gipson son hombres muy distintos: uno lucha por llegar a la cima en su trabajo y el otro lucha desesperadamente por salir del agujero en el que se encuentra. Pero un accidente sin importancia llevará a estos dos extraños al borde de la autodestrucción, y demostrará que la ira nos convierte a todos en iguales.

Recuerdo cuando vi anunciada esta película en televisión. No entendía muy bien qué hacían dos actores de calibre metidos en un argumento que bien podría haber sido de sobremesa y, por eso, tarde en verla. Pero, como las apariencias engañan, ‘Al límite de la verdad’ resulta ser una película entretenida, gracias a un guión valiente que coge su premisa principal y la lleva hasta sus máximas consecuencias.

Dos tipos (Affleck y Jackson, cómodos en sus respectivos roles y elevando un punto el film por encima de lo normal) cruzan sus vidas por culpa de un tonto accidente de coche. Ambos, con prisa y con cosas por hacer, no resuelven el incidente como deberían.

A partir de ahí, los dos entrelazan sus días de forma inesperada, perjudicándose y destruyéndose el uno al otro. Porque, a veces, Dios coge a dos personas al azar y las mete en una bolsa de plástico hasta que se destruyan. Son los giros que proporciona el guión los que hacen que el interés no decaiga en ningún instante.

Sí que es cierto que la película pierde un poquito de fuelle de cara al final, buscando el consabido happy ending y también es cierto que podría estar rodada un poquito mejor (se notan las carencias creativas de Roger Michell). Pero a pesar de todo uno puede quedar conforme tras el visionado de ‘Al límite de la verdad’.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .