Hasta que la boda nos separe: Vale, puede pasar

Marina es una treintañera que se gana la vida organizando bodas. A diferencia de sus clientes, ella disfruta de una vida sin ataduras ni compromisos, hasta que una noche conoce a Carlos, un affaire más para ella y un momento de debilidad para él. Porque él tiene novia: Alexia, una joven perfecta y amiga de infancia de Marina. Cuando Alexia descubre la tarjeta de visita de Marina entre las cosas de Carlos, lo interpreta como una propuesta de matrimonio y dice que sí de inmediato.

No sé si será cosa mía, pero las últimas comedias españolas estaban dejando mucho que desear. Vienen acompañadas de una gran promoción en las cadenas de turno (no en vano, han puesto pasta detrás) que llega, incluso, a saturar y a cogerlas manía sin haberlas visto. Además parece que hay cierta saturación en lo que respecta al género. Pero oye, contra todo pronóstico, ‘Hasta que la boda nos separe’ es diferente al resto.

A pesar de que tiene unos minutos en los que pierde ligeramente el norte, en una secuencia adentrándose al mar con tormenta y todo, volviéndose sumamente exagerada, ‘Hasta que la boda son separe’ ha sido capaz de entretenerme de principio a fin gracias al gancho, más de ellas, que de ellos.

No lo digo a la ligera. Por un lado, tenemos a Belén Cuesta, una actriz que estaba claramente desaprovechada en papeles secundarios y que aquí se luce como protagonista. Aunque sé que se desenvuelve bien en otros géneros, esta chica tiene algo, un don para la comedia. Con ella, los gags son gags, hacen gracia, me rio y me cae, si cabe, todavía mejor.

No hace falta sumar dos y dos para darse cuenta de que ella tiene más carisma y llena mucho más la pantalla que Alex García, al que no le encuentro la gracia por ningún lado (‘Si yo fuera rico’ tenía muchos, muchísimos problemas, él era uno de los principales). Hubiera preferido que Adrián Lastra, buen secundario aquí, hubiera ocupado su lugar. Luego está Mariam Hernández, que forma un gran tándem con la protagonista porque también ha nacido para esta clase de películas.

Aunque te la sabes de principio a fin, contiene algún gag muy reseñable (el del perro, por ejemplo) con el que te partes de risa, que es el objetivo principal de la película. Una comedia española con la que pasar un rato entretenido, sin más pretensiones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .