Ex Machina: Es peligroso creerse un Dios

Nathan, un programador multimillonario con fama de reclusivo, selecciona a Caleb, un joven empleado de su empresa, para que pase una semana con él en un lugar remoto en las montañas con el objetivo de que participe en un test en el que está involucrada su última creación: Ava, un robot-mujer en el que inteligencia artificial lo es todo.

Ahondando en algunas de las preguntas existenciales del ser humano (¿Quién nos creó? ¿Con qué motivo? ¿Y si pudiésemos hacer lo mismo?) el director y guionista Alex Garland nos traslada a un paraje tan enigmático, como hermoso: la extraña y apartada residencia en mitad de la nada de un excéntrico experto informático (una demostración de que Oscar Isaac es capaz de actuar de forma exagerada) que ha sido capaz de crear una inteligencia artificial con consciencia. Podríamos tratar a la ubicación como otro personaje más, pues el director nos muestra los entresijos de la casa con cuidado y calma, para que el espectador se maraville por la arquitectura del lugar.

Lo que podría ser un ‘Terminator’ o sucedáneo parecido, se convierte en una suerte de entrevistas entre el despistado protagonista (un Domhnall Gleeson que encarna como nadie el arquetipo de muchacho corriente e inteligente) y Ava (una valiente, atrevida e hipnótica Alicia Vikander).

En vez de mostrarnos las cosas de las que es capaz de hacer Ava, Garland se deleita en las conversaciones entre sus tres personajes, filosofando entre la vida, la muerte y la creación de forma muy inspirada. El perfecto uso de los impactantes efectos especiales sobre el cuerpo de Vikander hace que el film gane más. No están ahí para adornar, están para ser un complemento a la historia.

Para cuando el clímax final se asoma, uno se deja llevar hasta el fin de las consecuencias. Quizás se podría haber pulido alguna cosita, pero el resultado es tan bueno, tan interesante, que se la perdonan ciertas licencias. ‘Ex Machina’ se convierte inmediatamente, en una película de visionado obligado y una referencia para las obras de ciencia ficción.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .