Legado en los huesos: Desaprovechar el material de partida

Ha pasado un año desde que Amaia Salazar resolviera los crímenes que aterrorizaron al valle del Baztán. Embarazada y decidida a dejar atrás lo vivido en Elizondo, la vida de la inspectora se ve de nuevo alterada por un suceso inesperado: el suicidio de varios presos que dejan una única palabra escrita en la pared de sus celdas, “Tarttalo”. Los peligros que Amaia creía haber dejado atrás regresan con más fuerza que nunca y la inspectora deberá enfrentarse a este nuevo caso en una vertiginosa investigación amenazada por la presencia de su propia madre.

Fijaos que cosa tan curiosa la que sucede con la segunda parte de la llamada trilogía del “Baztán”, y es que sin haber leído ni uno solo de los libros en los que están basadas estas películas, me queda claro que el material de partida es poderoso y sumamente interesante, pero que está completamente desaprovechado.

Lamento decir que el principal culpable de esto, es que no hay un buen artesano tras la cámara. Da la sensación de que a Fernando González Molina le viene muy grande todo esto y, a pesar de que tiene presupuesto para hacer las cosas (se encarga de que todo este rodado con una factura impecable), no es capaz de ser nada imaginativo, ni de trasmitir absolutamente nada en las dos horas que tiene para hacerlo. Las comparaciones son odiosas, pero cuando llegue el remake americano, veremos a un Fincher detrás y nos preguntaremos porqué esa tiene éxito y esta no.

La anterior película casi la había olvidado, aunque me dejó un mejor sabor que esta. La cosa es que ‘Legado en los huesos’ arranca bien, puesta en marcha con la situación, primer asesinato… hasta la hora de película todo va más o menos tirando. La falta algo, pues para mi gusto hay demasiado metraje gastado en mostrarnos la vida cotidiana de la protagonista. Que sí, que es relevante y lo sé, pero una vez vista resulta excesivo lo mires por donde lo mires. Me impide seguir el caso. Pero es en su tercio final donde todo se va al garete y se echa por la borda. Todo el clímax no funciona porque no se saca partido a nada. La película se derrumba sin que me importe un pimiento lo que veo en pantalla.

Mucho tienen que cambiar las cosas para que ‘Ofrenda a la tormenta’, el desenlace final, sea algo digno de mención.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .