Akira: Todo lo que te puede ofrecer el manga

Neo-Tokyo es una ciudad construida sobre las ruinas de la antigua capital japonesa destruida tras la Tercera Guerra Mundial. Japón es un país al borde del colapso que sufre continuas crisis políticas. En secreto, un equipo de científicos ha reanudado por orden del ejército un experimento para encontrar a individuos que puedan controlar el arma definitiva: una fuerza denominada “la energía absoluta”. Pero los habitantes de Neo-Tokyo tienen otras cosas de las que preocuparse. Uno de ellos es Kaneda, un joven pandillero líder de una banda de motoristas. Durante una pelea, su mejor amigo, Tetsuo, sufre un extraño accidente y termina ingresado en unas instalaciones militares. Allí los científicos descubrirán que es el poseedor de la energía absoluta. Pero Tetsuo, que no se resigna a convertirse en un conejillo de indias, muy pronto se convertirá en la amenaza más grande que el mundo ha conocido.

A mi madre nunca le entusiasmó el Manga. Mi hermana y yo éramos unos raritos cuando bajábamos hasta el videoclub que estaba a la vuelta de la esquina y traíamos ‘Porco Rosso’, un OVA de Dragon Ball o unos capítulos de ‘Evangelion’ habiendo tantísimas películas a nuestro alcance. Seguramente, si el cine de animación fue el primer contacto con el séptimo arte, el manga fue el segundo. Y recuerdo, como si fuese ayer, cuando mi hermana trajo alquilada ‘Akira’ y la vio un fin de semana por la mañana, en ausencia de mis padres. Yo no terminé de pillarle el punto, por eso tuve que volverla a ver años después para darme cuenta de lo que estaba viendo.

Si algo es ‘Akira’ es esa película que te ofrece todo lo que te puede dar el manga. En un futuro post-apocalíptico viajamos hasta Neo-Tokio, una ciudad reconstruida tras una catarsis nuclear para ir desmenuzando poco a poco la compleja trama que presenta. Como ‘Ghost in the shell’ u otras del estilo, ‘Akira’ parte de ideas sumamente interesantes (la representación de la población futura, el diseño de la ciudad, su impecable fotografía), para terminar centrándose en el espectáculo que verdaderamente quiere ofrecer. Porque, en efecto, sigue siendo un manga, y aunque plantea algunas de las dudas existenciales más interesantes que he escuchado en años, aquí lo que interesa es la batalla final.

Marcada por un ritmo imparable, si esta película llegase a nosotros en la época actual, no sería solo en formato individual, seguramente tendríamos secuelas, precuelas y hasta serie para explicar el complicado mundo que presenta la película.

Así, ‘Akira’ es un excelente film repleto de violencia, persecuciones y acción. Su complejidad argumental no llega a ser explicada al ciento por ciento, pero no lo necesita para ser un espectáculo visual apabullante. El manga de los noventa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .