Jojo Rabbit: Original y, a ratos, inspiradísima

Jojo “Rabbit” Betzler es un solitario niño alemán perteneciente a las Juventudes Hitlerianas que ve su mundo puesto patas arriba cuando descubre que su joven madre Rosie (Scarlett Johansson) esconde en su ático a una niña judía. Con la única ayuda de su mejor amigo imaginario, un niño un poco idiota, Jojo deberá enfrentarse a su ciego nacionalismo.

Si no fuera porque la película sufre un pequeño bajón, en torno a la hora y pico de película, como si Taika Waititi o la novela de Christine Leunens en la que se basa no supieran bien hacia dónde llevar la historia, estaríamos ante un film firmemente recordado.

No nos engañemos, todos y cada uno de los responsables involucrados en ‘Jojo Rabbit’ saben bien lo que están haciendo y hacia dónde están apuntando (sino, no se entenderían muchos de los momentos más delirantes del film). Este cuento moral es claro relato que alerta sobre los fanatismos y es, a la vez, una mofa constante hacia la radicalización que suponen muchos pensamientos.

Pero no olvidemos que, además, nos cuenta la interesante historia de Jojo, un chico que solo intenta encajar en una época difícil. Es un niño risueño, al que las ideas del exterior le han carcomido la cabeza ante un padre ausente y una madre que es todo PURO AMOR (sí, Scarlett disfruta tanto que está de Oscar). Por si fuera poco, el bueno de Jojo tiene como amigo imaginario a Hitler, papel reservado para el propio director. Es desternillante ver la caricaturización que hace del Führer y los mejores momentos del film coinciden con las escenas que el joven Roman Griffin Davis mantiene con él. Incluso, el toque “alocado” que pone en el reparto con la presencia de Sam Rockwell y Rebel Wilson funciona.

‘Jojo Rabbit’ es tan loca en algunos momentos (la granada, el campamento para niños) que los golpes dramáticos no terminan de encajar del todo bien. Funcionan, sí, porque el director es condenadamente hábil manejando los elementos que componen la historia y presta atención a los detalles, pero habría que haber dominado mucho mejor el tempo cómico para que todo fuese sobre ruedas, como lo hacía Benigni en ‘La Vida es Bella’.

Con todo y con eso os recomiendo ver ‘Jojo Rabbit’ porque es una de esas películas de las que todo el mundo va a hablar y, no me extrañaría, que terminase en las listas de lo mejor del año.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .