Midsommar: El mal rollo de las costumbres suecas

Una pareja estadounidense que no está pasando por su mejor momento acude con unos amigos al Midsommar, un festival de verano que se celebra cada 90 años en una aldea remota de Suecia. Lo que comienza como unas vacaciones de ensueño en un lugar en el que el sol no se pone nunca, poco a poco se convierte en una oscura pesadilla cuando los misteriosos aldeanos les invitan a participar en sus perturbadoras actividades festivas.

Me podéis matar si queréis pero soy de esos a los que ‘Hereditary’ le pareció una película que ni fu ni fa, que estaba bien no digo que no y que a Ari Aster se la veían maneras tampoco lo discuto, pero no me terminó de llenar. Ahora bien, vista y saboreada ‘Midsommar’ es, sin duda, la confirmación de que este director tiene mucho talento y es uno de esos directores a seguir muy, pero que MUY de cerca.

Hay varios aspectos de ‘Midsommar’ que me parecen muy reveladores y maravillosos por parte de su director. La primera es la duración del film, pues estamos acostumbrados a ver productos de dos horas u hora y media en el género de terror que no logran inquietarnos la mitad de lo que consigue esta. Con un ritmo sumamente pausado, nos adentramos en la comuna “hippie” sueca y vamos descubriendo las costumbres del lugar.

Es cierto que nos podemos oler algún que otro giro de guión hacia el final, pero durante todo el metraje tienes una sensación terrible, inquietante, gracias al segundo dato: el uso de la luz y las flores. Me parece increíble conseguir dar tanto mal rollo con una fotografía repleta de verdes prados y un césped en el que uno se podría tumbar a pasar las horas muertas y sin usar, apenas, la oscuridad. Aster no tiene nada que esconder, la gente de allí no transmite buenas vibraciones a pesar de usar ropa blanca o parecer sumamente gentiles. Mediante detalles, Aster nos hace participes de la cultura de un pueblo creíble, que bien podría estar perdido de la mano de Dios y en el que podrían estar sucediendo esta clase de cosas.

Quizás tenga algún altibajo de cara al final, cuando vas viendo hacia dónde camina el film y, quizás, produzca alguna risa involuntaria, pero el resultado es encomiable en todos los aspectos. ‘Midsommar’ es de esos films que consiguen dejar poso.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .