Parásitos: Supervivencia

el

Tanto Gi Taek como su familia están sin trabajo. Cuando su hijo mayor, Gi Woo, empieza a dar clases particulares en casa de Park, las dos familias, que tienen mucho en común pese a pertenecer a dos mundos totalmente distintos, comienzan una interrelación de resultados imprevisibles.

Entiendo perfectamente que, a la hora de revisar las mejores películas del año, ‘Parásitos’ termine estando en las quinielas de todos. Hacía mucho, mucho tiempo que, sin saber absolutamente nada de un film, me había sentido tan sumamente atrapado por él.

En la nueva película de Bong Joon-ho, asistimos a las peripecias de una familia coreana para sobrevivir, haciendo cajas de pizza por ejemplo. Al hijo le surge una posibilidad de hacerse pasar por profesor en una familia adinerada, y no desaprovechará la posibilidad de ir metiendo al resto de sus familiares dentro de la casa. Tranquilos, no hago ningún spoiler, es lo que sucede en los primeros veinte minutos de film.

A partir de ahí, surgen los ‘Parásitos’ del título. Por un lado, la propia familia protagonista, que vive en uno de los barrios más pobres y a los que veremos tocar fondo en muchas ocasiones, como en la escena de la riada, con el wáter rezumando mierda. Es curioso como el espectador, a pesar de la conducta incorrecta de los protagonistas, sienta, en el fondo, cierta empatía. En el fondo, no quieres que les pillen… pero sí. También, dentro de este grupo, encontraríamos a la familia adinerada, incapaz de completar tareas sencillas para el ser humano. Joon-ho hace una crítica social aquí de los distintos niveles de vida.

Y luego está la escena del cumpleaños. Hay amigos, LA ESCENA. Una auténtica pasada y disfrute para el público de la sala, donde se conjuran todas las tramas y todos los elementos insertados durante las dos horas anteriores. Todo confluye en una sangrienta y orgásmica tragedia.

Tiene sus peros, por ejemplo, ese final que podríamos catalogar como ‘La La Land’ (que sí, que es bonito, que sí que encaja… pero no sé todavía si es lo que me pedía el cuerpo), pero lo que me ha ofrecido durante la película es tan sumamente bueno que es, inevitable, no quererla con locura. Sin duda, una de las mejores películas del año. Merecido reconocimiento en Cannes.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.