Marianne (T1): Sentimientos encontrados

Una novelista se da cuenta de que sus historias de terror se hacen realidad y decide volver a su ciudad natal para enfrentarse a los demonios del pasado que la inspiran.

Así es querido lector, me encuentro vendido ante la propuesta que me ofrece ‘Marianne’, que por un lado es un estimable ejercicio de terror que hace que te quedes pegado a la butaca, pero por otro es una solemne tontería argumental que no lleva a ningún sitio. ¿Con cuál me quedo? Pues digiriéndolo mucho, lamentablemente termina ganando el segundo bando. Y cuidado porque a partir de aquí pueden llegar posibles SPOILERS.

Lo dicho, me podría quedar con muchos aspectos positivos de ‘Marianne’, como es la realización y buen hacer en los momentos de tensión, de hacerte brincar del susto con un simple giro de cámara, con la ausencia casi de música o ruidos o con algún giro bien llevado. Además de la sobresaliente actuación de su villana principal, verdadero descubrimiento desconcertante.

Pero al final, cuando te llegas por el cuarto episodio de la serie, esto te empieza a dar igual, por el simple motivo de que, argumentalmente, la serie es bastante nefasta cuando quiere atar cabos. Además, esa Salander de pacotilla que es la protagonista, no puede caer peor y sus responsables no hacen nada por evitarlo. Es más, cada capítulo te dan un nuevo motivo para odiarla, para que no simpatices con ella y pienses “pues oye, que si tiene que morir que muera”. El equipo que forma con el policía encargado de la investigación es para mear y no echar gota. A este personaje le añaden golpes de humor francés que buscan encontrar la simpatía del espectador, y a mí me ha producido rechazo porque no encaja en el conjunto. Luego está la mejor “amiga” de la protagonista, único personaje que merece la pena y que es despreciado una y otra vez. Y aún no he mencionado al cura que fuma y pasea al perro, porque es lo único que hace además de decir “esto ya lo veía yo venir” y no hacer nada por solucionarlo.

Todo esto que he soltado en el anterior párrafo parece moco de pavo, pero no lo es. Son cosas pequeñas que vas sumando hasta que ves cada episodio con menos ganas que el anterior hasta el desenlace final. El cuál ya dejó de importar un par de episodios atrás.

Una lástima por ‘Marianne’.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .