Dolor y Gloria: Retazos de toda una vida

Narra una serie de reencuentros en la vida de Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso. Algunos de ellos físicos, y otros recordados, como su infancia en los años 60, cuando emigró con sus padres a Paterna, un pueblo de Valencia, en busca de prosperidad, así como el primer deseo, su primer amor adulto ya en el Madrid de los 80, el dolor de la ruptura de este amor cuando todavía estaba vivo y palpitante, la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable, el temprano descubrimiento del cine, y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando.

Debe llegar un momento de tu vida, o una “madurez”, en el que echas la vista atrás y rememoras viejos recuerdos de tu infancia. Ese momento, está marcado por la pérdida de un ser querido, por un bache profesional, o por la salud que no acompaña. No es Almodóvar al primer, ni al último director que le sucede, ni que aprovecha esta circunstancia para narrar al espectador todo aquello que le pasa por la mente.

Básicamente, eso es ‘Dolor y Gloria’, un film repleto de autorreferencias en el que se abre al espectador que, durante tantos años, le ha seguido ciegamente. Se abre a él para contar pasajes de su vida sin tabús ni complejos.

Pero también encuentro en este Almodóvar, al más plano como director. Más allá del habitual uso de color, tan característico en él, la realización es sumamente anodina, casi televisiva. Como si no hubiese acabado de salir de ese bache creativo del que nos está hablando.

Además, al querer contar tantas cosas, tantas anécdotas, el film termina siendo una amalgama de momentos sin historia ni trama central que la sustente. Hay diálogos y momentos curiosos sí, pero me falta un hilo conductor que una todo lo que se está contando.

Banderas se limita a imitar al director de forma contenida. Es, quizás, lo más destacable del film sin que este llegue a hacer una grandísima interpretación (o, simplemente, no luce porque el director no está del todo implicado). Destacaría a Leonardo Sbaraglia dentro del reparto.

‘Dolor y Gloria’ prometía ser la obra más madura y reflexiva del director. Puede que lo sea, no digo que no, pero que no está a la altura de anteriores trabajos también es cierto.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. nataliamonc dice:

    Gran papel de banderas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .