The Umbrella Academy (T1): De Perdedores a Héroes

Narra la vida de los miembros separados de una familia de superhéroes llamada Umbrella Academy -Monocle, Spaceboy, Kraken, Rumor, Séance, Number Five, Horror y White Violin-, quienes trabajan juntos para resolver la misteriosa muerte de su padre mientras se enfrentan a muchos conflictos debido a sus personalidades y habilidades divergentes.

Como suele suceder con las series, cuidado con los posibles SPOILERS.

Dicho esto, debo decir que durante los diez episodios de la primera temporada de la serie (parece que ha sido renovada), he mantenido una continua relación de amor/odio.

Por una parte, las aventuras de este atajo de perdedores que deben ser los encargados de salvar a la humanidad del, parece, inevitable final, ha sido de lo más adictivo. La estética de la propuesta, algunas de sus incógnitas principales, sumado a los personajes, que están tan bien diseñados (y ojo, que algunos poderes me han parecido la mar de chulos), y unos actores que cumplen en sus papeles, hacía que cada día me atreviese con un capítulo nuevo.

Pero por otro lado, me da la impresión de que no se quiere a sus personajes. Como si el mensaje fuese “hay que hacérselo pasar mal”, tanto que al final no logro empatizar con ninguno (el que más cerca está de conseguirlo es Cinco). Cuesta mucho, muchísimo que dejen atrás sus problemas, maduren y avancen como equipo. Cuesta tanto, que a veces logra desesperar.

Pero donde me pierde completamente como seguidor es en sus dos episodios finales, donde se echa por tierra todo el trabajo cosechado hasta el momento. Un sinsentido que llega a su culmen en su ya consabida batalla final en la que sucede exactamente todo lo previsto. Ni siquiera su intento de sorpresa logra sacar del fango a los héroes. Si la solución es el viaje temporal, que lo hubieran hecho mucho antes. MUCHO ANTES.

Basta con echar un vistazo a los personajes de Cha Cha y Hazel, cuyo sentido se pierde completamente a mitad de temporada y sus realizadores no saben muy bien qué hacer con ellos. No les quieren dar matarile, porque saben que en el fondo molan, vale, pero que se inventen algo, ALGO.

En resumen, una serie que te deja detalles y algunas cuantas buenas cosas, pero luego se pierde en el carisma de sus personajes (muy bonito ver bailar a la pareja… UN RATO, no toda la canción) y en un desenlace completamente decepcionante.

No sé si veré la segunda entrega.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .