Alita – Ángel de combate: Puro espectáculo

Cuando Alita se despierta sin recordar quién es en un mundo futuro que no reconoce, Ido, un médico compasivo, se da cuenta de que en algún lugar de ese caparazón de cyborg abandonado, está el corazón y alma de una mujer joven con un pasado extraordinario. Mientras Alita toma las riendas de su nueva vida y aprende a adaptarse a las peligrosas calles de Iron City, Ido tratará de protegerla de su propio pasado, mientras que su nuevo amigo Hugo se ofrecerá, en cambio, a ayudarla a desenterrar sus recuerdos. Cuando las fuerzas mortales y corruptas que manejan la ciudad comienzan a perseguir a Alita, ella descubre una pista crucial sobre su pasado: posee habilidades de combate únicas que los que ostentan el poder querrán controlar a toda costa. Sólo manteniéndose fuera de su alcance, podrá salvar a sus amigos, a su familia y el mundo que ha aprendido a amar.

Considero que en los años 90 el manga japonés iba adelantado un paso con respecto al séptimo arte, imaginando mundos y universos alternativos en los que el ser humano convivía con máquinas o era dominado por ellas. ‘Ghost in the Shell’, ‘Akira’ o ‘Alita’ fueron obras cumbre de un género que parecía clasificado solo para los más frikis del videoclub, sin que el cinéfilo supiese lo que se estaba perdiendo.

Ha tenido que pasar más de veinte años para que Hollywood, primero viese el filón y luego se atreviese, por fin, a adaptar estas historias. Ha tenido que suceder, también, una revolución digital importante para no caer en la vergüenza ajena y que nos creyésemos lo que vemos en pantalla.

Esta ‘Alita: Ángel de combate’ es una enésima muestra más de lo que la maquinaria estadounidense es capaz de hacer y lo que no hace bien del todo. Porque sí, ‘Alita’ es un ejemplo más de simplificación de la historia para que sea consumible por el gran público. Puede ser un defecto o no, pues si lo único que quieres es un entretenimiento puro y duro, Robert Rodríguez (ayudado de Cameron) no te defraudará.

El gran punto a favor del film es que se ha conseguido una perfección visual apabullante, hasta el punto de que el personaje de Alita, un auténtico filón perfectamente explotado por Rosa Salazar, a pesar de esos ojos diferentes al resto, nos parezca completamente real. No ha habido, ni un solo plano, en el que me haya salido de la historia.

A partir de ahí, surgen las peleas, los combates, las persecuciones, los juegos y alguna artimaña de guión demasiado vista. Pero es innegable que sus responsables han encontrado un equilibrio en la trama que funciona gracias al espectáculo palomitero. Funciona mucho mejor que, por ejemplo, ‘Ghost in the shell’.

Estás tan dentro de la película que, no es hasta cuando termina cuando te das cuenta de que no te han contado nada especialmente original. Da la impresión de que Jennifer Connelly y Mahershala Ali simplemente pasaban por ahí, porque están desaprovechadísimos (Christoph Waltz, muy contenido, está mejor). Para mi gusto, hay un exceso de motorball, y el hecho de terminar de forma tan repentina pensando en una posible secuela, la hacen un flaco favor.

Si eres un amante del manga, dudo mucho que ‘Alita: Ángel de combate’ te vaya a defraudar. Partiendo de la base de que era difícil de adaptar, el trabajo visual no puede ser mejor y el entretenimiento está asegurado.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. nataliamonc dice:

    Christoph y masherhala😍aunque no me llama

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .