¿Podrás perdonarme algún día?: La falsificadora de cartas

Lee Israel es una respetada biógrafa en decadencia que comienza a falsificar cartas de escritores y celebridades fallecidas con el fin de pagar el alquiler. Cuando las falsificaciones empiezan a levantar sospechas, Israel roba y vende las verdaderas cartas de los archivos sin saber que el FBI está investigando el asunto.

No sé si, normalmente, tomáis nota o hacéis caso omiso a alguien que os recomienda ver una película a través de un blog, o una crítica. Si sois del primer grupo, apuntad esta, por favor. Es el típico caso de película pequeña que pasa desapercibida por la cartelera a pesar de que tenga alguna nominación al Oscar y vale mucho la pena.

Basada en hechos reales, la historia gira en torno a una escritora de biografías fracasada, amante más de gatos que de personas, un tanto borde y que le pega a la bebida. Las facturas están empezando a acumularse y tiene que encontrar una forma de pagarlas. Viendo el resultado que le da la venta de la carta de un famoso, a partir de aquí empieza a desarrollar lo que ella considera como su verdadera obra, su verdadero trabajo. Se vuelve una auténtica especialista a la hora de falsificar estos documentos mediante distintas máquinas de escribir o quemando el papel en el horno.

Soy el primero al que le extrañó ver nominada al Oscar a la actriz Melissa McCarthy (verla en los Globos de Oro me pareció más normal), no por sus dotes interpretativas sino porque no se suele mover en el tipo de películas que le gusta a la academia y si en films de corte cómico. Debo decir que aquí está absolutamente estupenda, llenando la pantalla apoyada en el guión que realizan Nicole Holofcener y Jeff Whitty a partir de las memorias de la propia escritora.

Las aventuras de Lee Israel no estarían completas sin su único amigo. Es su secuaz compañero de copas Jack Hock, interpretado brillantemente por Richard E. Grant y que resulta ser tan interesante como la propia escritora. Es un extravagante perdedor, un fracasado adicto a la bebida y a las drogas que complementa a la protagonista como una triste pareja de losers. Pero, con todo y con eso, se tratará de la mejor etapa en su vida.

Diálogos después de varias copas de bar, engaños, pobreza y alguna traición componen ‘¿Podrás perdonarme algún día?’, una película que reclama vuestra atención en la cartelera.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .