Ha Nacido una estrella: Bonito envoltorio para contar lo mismo de siempre

Jackson Maine es una estrella consagrada de la música que una noche conoce y se enamora de Ally, una joven artista que lucha por salir adelante en el mundo del espectáculo. Justo cuando Ally está a punto de abandonar su sueño de convertirse en cantante, Jack decide ayudarla en su carrera hacia la fama. Pero el camino será más duro de lo que imagina.

Los que normalmente me leéis, sabéis que tengo un pequeño problema con esas películas que están fabricadas para ir directas a la época de premios. ‘Ha nacido una estrella’ no es que entre, es que no lo disimula lo más mínimo. Tiene un bonito envoltorio que no esconde lo que en realidad es.

Contando la misma historia de siempre (porque vamos a recordar que esto es un remake de una película que ya tenía remake) su única función es la de introducir en el mundo del cine a la estrella del pop Lady Gaga en un papel que la viene como anillo al dedo. La mayor valentía que afronta el film es darle a Bradley Cooper, novato en esas funciones, la dirección. Y hay que decir que el bueno de Cooper sale muy airoso porque, entre otras cosas, el tío de actuar sabe un rato, se pone delante de la cámara y derrocha química con su compañera de reparto.

¿Todo lo demás? Un bonito y romántico guión, salpicado ocasionalmente de momentos dramáticos y algún chiste que nos haga bailar entre la risa y el llanto. Entre tanto, ambos cantan y se dejan la piel en hacer que todo parezca creíble. Eso es un buen mérito, que hace al film suficiente.

Pero no os voy a negar que su mayor problema es su duración: dos horas y quince minutos que se hacen largos, muy largos, KILOMÉTRICOS. No recuerdo cuántas veces ojeé la hora del reloj para ver si terminaba. Es excesivamente pausada mostrando la historia, su contenido, su moraleja. Es de estas películas a las que las hubiera metido la tijera y me habría quedado más que ancho.

‘Ha Nacido una estrella’ no defraudará a los más fans de la pareja protagonista y, probablemente, gustará al espectador habido de la típica historia de amor aderezada del impulso del gran sueño americano. A otros se les hará un poco bola, como ha sido mi caso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .