Han Solo – Una historia de Star Wars: Una historia de Star Wars

Muchos años antes de conocer a Luke Skywalker y la Princesa Leia, en una galaxia donde impera el caos y existen numerosas bandas criminales, el joven Han Solo consigue huir del planeta Corellia, pero atrás queda su amada Qi’ra, y Han promete volver a por ella algún día. Tras apuntarse a la Academia Imperial para ser piloto, Han conoce a su leal copiloto, un wookie llamado Chewbacca y más tarde al famoso jugador Lando Calrissian, dueño del Halcón milenario. En una misión desesperada, Han se unirá a Tobias Beckett para obtener un valioso cargamento de coaxium, del que se extrae el hiperfuel para que las naves naveguen por el hiperespacio.

Si me llegáis a decir que esto, simple y llanamente, se titula ‘Una historia de Star Wars’, con personajes y peripecias nuevas que completasen el universo creado e ideado por George Lucas, habría sido un poco más benevolente. Pero seamos sinceros, lleva el nombre del que es uno de los personajes (sino el que más) más carismáticos de la galaxia y por ende del mundo de ‘Star Wars’. Poner su nombre delante de todo este batiburrillo es cometer un auténtico ultraje.

Os pongáis como os pongáis, esto no es Han Solo, mayormente, porque no hace acto de presencia en todo el metraje. No digo que no se esfuerce, pero Alden Ehrenreich no es Han, y es un error garrafal de casting que hace aguas por culpa de un guión que nos presenta al antihéroe por excelencia como un tontaina, un pringao que no evoluciona lo más mínimo en toda la película. Ojo, hay ocasiones de sobra para que aprenda: ponerle al lado un posible mentor, o curtiéndose en cada batalla, pero según pasan los minutos más se desperdicia el personaje. Ni siquiera me entusiasma el pique entre Lando y Han porque, repito, no hay rastro de Han. Y podría haber sido otro gran momento de ‘Star Wars’.

Queda alguna cosa rescatable, pero siempre ligado a su eterno compañero Chewbacca (como el primer encuentro entre ambos). Por lo demás, se nos presenta una historia muy planita, predecible y sin ninguna sorpresa. Está cargada hasta el exceso de situaciones imposibles que harán el deleite de aquellos que solo quieren ver un mero entretenimiento.

Para mí, no fue suficiente y me aburrió soberanamente. Con tanta batallita es imposible dar sentido a tan poca historia o sostener lo que podría haber sido una grata aventura, pero no va hacia ningún lado. Woody Harrelson, Donald Glover, Thandie Newton o Paul Bettany pasan por el film sin ser aprovechados lo más mínimo. Incluso la referencia final que recurre a un personaje desaprovechado y que podría haber encontrado aquí su momento, termina siendo insustancial.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .