Misión imposible – Fallout: Peripecias de una persecución trepidante

Una amenaza terrorista inminente complicará mucho las cosas para el espía secreto del MI6 Ethan Hunt, que vuelve acompañado de su equipo de confianza. Junto a Benji y Luther veremos también a una Ilsa con el corazón dividido y a una Julia de nuevo en peligro. La ética de Hunt y las decisiones que tomó en el pasado serán la base de un conflicto que viene rodeado de la mejor acción.

Ojalá todas las sagas lleguen a una sexta entrega con la misma frescura que ‘Misión Imposible’. Es terminar de asistir a esta trepidante persecución de ciento cuarenta minutos y pensar que vería otra nueva entrega sin pensarlo dos veces. Eso es así, porque todo vuelve a estar en su sitio, todo vuelve a funcionar como siempre y porque Tom Cruise parece que tiene treinta años y no es así.

Estamos hablando de un actor que ha cumplido cincuenta y seis años y que lleva desde mil novecientos noventa y seis repitiendo el mismo personaje y parece que los años no han pasado por él. Se me ocurre la palabra “profesional” para describirle, porque reto que le plantean, reto que acepta sin rechistar y dando lo mejor de si mismo.

Es increíble verle correr por las calles de París, pilotar un helicóptero, conducir a toda velocidad ya sea sobre cuatro o dos ruedas… Cruise hace tal extenuante despliegue físico que es imposible que el espectador no esté enganchado a la película.

Ojo, porque también parte del éxito hay que otorgárselo a Christopher McQuarrie, que ha sabido impulsar todo gracias a una quinta y sexta entrega de la saga que funcionan muy bien como díptico, repitiendo trucos y fórmulas (Cruise en moto, el juego de las máscaras…) y convirtiendo todo en un espectáculo sin parangón.

A pesar de que esto es el espectáculo de Cruise, hay un buen reparto de minutos para que todo el reparto me parezca solvente y no de la sensación de que están ahí solo para cobrar el cheque. Me gusta mucho el personaje de Rebecca Ferguson que siempre parece estar entre la espada y la pared, lo rudo y duro que parece Henry Cavill, la simpatía que derrochan Simon Pegg y Ving Rhames, el buen hacer de Alec Baldwin y Angela Bassett en sus pocos minutos en pantalla o la angelical Michelle Monaghan. También destacaría la labor de Vanessa Kirby que, gracias a ella y esos ojazos que tiene, juega a dar a su personaje un toque sumamente desconcertante.

‘Misión imposible: Fallout’ es un juego de peripecias a cada cual más enrevesada e imposible, de las que Cruise, McQuarrie y su equipo salen victoriosos. Es todo lo que tiene que ser un blockbuster veraniego y más, mucho más. Que me den una así todos los veranos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .