Ready Player One: Nostalgia ochentera y cultura gamer

el

En el Año 2045, Wade Watts es un adolescente al que le gusta evadirse del cada vez más sombrío mundo real a través de una popular utopía virtual a escala global llamada Oasis. Un día, su excéntrico y multimillonario creador muere, pero antes ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Será el punto de partida para que Wade se enfrente a jugadores, poderosos enemigos corporativos y otros competidores despiadados, dispuestos a hacer lo que sea, tanto dentro de Oasis como del mundo real, para hacerse con el premio.

Que tendrían los años 80 que últimamente todo lo que funciona, respecto a cine y a televisión, gira en torno a aquella fascinante década, que además vivió el inicio del boom de los ordenadores y los videojuegos. Aquella época, la de la cultura POP, repleta de títulos de culto que rebosan originalidad y buen rollo a partes iguales. Spielberg la vivió, triunfó y, en buena parte, puede sentirse precursor de todo aquello por lo que parecía, sin dudas, el tipo indicado para sumergirse en la novela de Ernest Cline (que no he leído y desconozco).

Así nace ‘Ready Player One’, como un homenaje a todo aquello que nos hizo felices, nos amenizó y nos sumergió en mundos de fantasía. No le busquemos más lecturas porque Spielberg se ha relajado en su territorio y ha decidido hacer un film para pasárselo bien.

Orquestada bajo un apabullante despliegue visual que solo él es capaz de crear y con unos efectos especiales realmente impresionantes (y al pasaje sobre cierta obra de Kubrick me remito y que esconde sus mejores momentos), Spielberg nos sumerge en un mundo que funciona, completamente, conectado online a una plataforma virtual, lo que además le permite dar un pequeño toque de atención a las generaciones venideras sobre los riesgos que esto conlleva.

Difícil evaluar, bajo tanta capa digital, el trabajo de los Tye Sheridan u Olivia Cooke. Además, el film tiene un trasfondo completamente plano y de manual. Tampoco hay que engañar a nadie, es una historia simple, con héroes y villanos, con historia de amor de por medio que no puede ser más normalucha. Es a la hora de entretener donde ‘Ready Player One’ funciona como un reloj, dándonos carreras de coches, viajes imposibles y originales artefactos.

Spielberg lo ha vuelto a hacer, y ya van unas cuántas veces. ‘Ready Player One’ es una obra menor en su carrera sí, pero a más de uno le gustaría tener una obra menor como esta en su filmografía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .