Black Mirror (T4): Cabeza de metal

En un almacén abandonado, unos carroñeros en busca de víveres se topan con un implacable enemigo. Si quieren sobrevivir, deberán escapar a través de un inhóspito páramo.

A pesar de ser uno de los episodios más entretenidos de ‘Black Mirror’, no me queda otra que mostrar y esgrimir un pequeño gesto de disgusto al finalizarlo. Podríamos decir, simple y llanamente, que Charlie Brooker hace su propia “rebelión de las máquinas” con el penúltimo episodio de la temporada.

Con desarrollo muy cercano a ‘Terminator’, viajamos hasta un páramo desértico en un futuro apocalíptico del que no se nos otorga ninguna explicación (la cual esperamos en todo momento y que siempre se nos da). Es algo que me desconcertó desde el inicio y aunque las perrerías del “perro de batalla” están sumamente conseguidas y que el capítulo al ser en blanco y negro reduce la crueldad y violencia de lo que muestra (David Slade está tras la cámara), no lo disfruto completamente porque me falta un hilo argumental de por medio.

Me faltan razones para ponerme de parte de los supervivientes y terminar de empatizar con los pocos (no voy a desvelar más) protagonistas que nos dan. Acción y tensión a raudales sí, pero a costa de empequeñecer la historia.

Sin duda, uno de los capítulos más flojos y olvidables de la serie.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .