Call me by your name: No quedan días de verano

Elio Perlman, un joven de 17 años, pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia. Se pasa el tiempo holgazaneando, escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa. Oliver es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo. Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.

Podría hacerme el gafapasta mentiroso, engañaros mediante una treta de palabras que sonasen bien, intelectuales y sofisticadas para que fueseis a ver ‘Call Me By Your Name’, una de esas cintas que promete destacar en la época de premios en la que nos vemos inmersos. Pero os estaría mintiendo y, si entráis aquí, es para leer opiniones honestas de un tipo normal que no se las da de listo.

¿Por qué empiezo así la crítica? Pues porque me siento decepcionado con ‘Call Me By Your Name’, película que relata el primer amor veraniego y prohibido de un chico en pleno florecer adolescente, que viene en un precioso envoltorio de paisajes italianos, con sutileza en forma de tratar su tema principal, una bonita banda sonora y unas actuaciones más que interesantes y naturales. ¿Qué hay de malo en todo eso? Pues que no es para todos los espectadores, en concreto, para los espectadores impacientes.

Me sale del corazón deciros que ‘Call Me By Your Name’ dura la friolera de dos horas y quince minutos que se hacen irremediablemente largas, pesadas y soporíferas. Lo siento, no encuentro sentido alguno a más de doce escenas que dan la impresión de estar de relleno. Es una película que pide a gritos, ya no la tijera, sino la podadora. Que si, que es preciosa en muchos momentos y que tiene un discurso final padre e hijo que más de uno y de dos les hubiera gustado escribir, pero en un momento dado no justificaba su alargado metraje.

‘Call Me Bay Your Name’ es una película hecha para ganar premios porque lo tiene todo y porque tiene tantos elementos que resaltar, que llenan la boca de toda la crítica especializada, sin olvidarse del ser humano de a pie. La he visto, me ha gustado, la he digerido y ha dejado poco poso más allá de lo comentado. ¿Volvería a verla? Uf, creo que ni loco. Así que como para recomendárosla.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. nataliamonc dice:

    Bellisima película 😍https://mirinconcinefilo.wordpress.com/2018/01/29/call-me-by-your-name/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .