Madre!: La casa de Tócame Roque

A una mujer le pilla por sorpresa que su marido deje entrar en casa a unas personas a las que no había invitado. Poco a poco el comportamiento de su marido va siendo más extraño, y ella empieza a estresarse y a intentar echar a todo el mundo.

Darren Aronofsky es un director que no puede faltar en vuestra filmoteca. Os puede gustar más o menos, os puede rayar u os puede resultar fascinante (soy de este segundo grupo), pero nunca dejará a nadie indiferente. Cada nuevo film, cada nueva propuesta es más extraña, enrevesada y extravagante que la anterior y estamos hablando de un tipo que cuenta en su filmografía con ‘La Fuente de la Vida’ o ‘Pi: Fe en el Caos’. Aquí, disfrazado bajo la apariencia de un mundano thriller, nos encontramos, de nuevo, con la búsqueda de las respuestas esenciales y con un aviso/crítica importante sobre los actos del ser humano.

Brillantemente dirigida e interpretada, en ‘Madre!’ el espectador asiste a un tour de force del que Jennifer Lawrence sale muy bien parada, aguantando el noventa por ciento de los planos del film con una endereza digna de las grandes actrices. Bardem, contrastando en edad y aplomo, está muy bien como el hombre de la casa. Secundan Harris y Pfeiffer que creo que, a esta alturas, no necesitan presentación y su sola presencia/mirada/forma de caminar… basta para que la trama avance con un ritmo pausado.

A partir de ahí, comienza un show anárquico en el que no se sabe muy bien qué está sucediendo. El director, consciente de que el espectador necesita respuestas, permite un pequeño respiro, como a la hora de metraje, para recobrar algo del orden que impera en aquella casa. Si consigue atraparte hasta ese momento, aparecerán los paralelismos que llevan a encontrar sentido a todo lo que ocurre y que no me gustaría desvelar en esta crítica. Sería hacerla un flaco favor desvelaros el gran secreto de la propuesta y ahí el tráiler ha jugado un factor muy importante no contando absolutamente nada, algo impensable en los grandes blockbusters de hoy en día donde todo se nos da más que mascado y machacado.

Aronofsky trata el tema de forma muy mordaz y oscura, como suele suceder, intentando remover la conciencia del espectador para que, al salir del cine, intente ser mejor persona. Es como un grito de auxilio que busca ser escuchado y analizado en detalle.

Porque si, ‘Madre!’ se disfruta dos veces: la primera cuando se ve en el cine (ojito a alguna de las escenas, como la brutal paliza que se lleva la protagonista) y la segunda, cuando llegas a casa, la digieres y te das cuenta de todo lo que has visto, de los detalles, del apocalipsis al que según su responsable nos avecinamos a sufrir y del que solo nosotros somos culpables.

Rezo porque llegue a nuestras carteleras una película así todos los años.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. nataliamonc dice:

    Réquiem por un sueño y cisne negro me encantan pero aquí se me atragantó aronofsky

    1. mcclane85 dice:

      Jajaja! Creeme que te entiendo perfectamente!

  2. ¡Me voy a animar a verla! Muy buen post 😉👏

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.