El Ministerio del Tiempo (T3): El problema de saberse bueno

La serie de TVE consiguió, gracias al empuje de todos sus fans, tener una tercera temporada que parecía ser muy prometedora pero que, a nuestro juicio, ha achacado todos los males posibles. Los analizamos detenidamente.

Ahora que ya está finalizada la tercera temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’ (serie que he defendido hasta la muerte y que, a pesar de lo que vais a leer a continuación, seguiré haciendo) podemos alzar la voz todos aquellos que lamentamos, y mucho, esta tercera temporada. Sin miedo a equivocarme, diría que el gran problema de la serie ha sido el saberse buena, en ser el producto estrella defendido por la gente… y ha terminado pecando de soberbia.

No, no me vais a convencer de lo contrario, puesto que todos sus males están patentes desde el primer capítulo, ese batiburrillo de ideas más pendiente de homenajear continuamente a Hitchcock que de contar una historia que merezca la pena. Un capítulo excusa para traer de vuelta a Pacino, muy majete sí, pero si en el futuro me voy a tener que despedir de él, pido por favor que no sea una metedura de pata tan grave como la de Rodolfo Sancho o Aura Garrido. Demasiadas bajas en una misma sesión.

Y es que el bajón de calidad ha coincidido con la desaparición de personajes míticos de la serie y que tenían un gran calado en el espectador, además de tener que luchar nuevamente con la programación y reprogramación (lo de servirlo en tandas tampoco es que haya funcionado excesivamente bien, parecía que había que estar continuamente pendiente de ella). Es decir, se ha juntado todo.

Lamentablemente, he perdido el interés debido a algunas tramas muy flojitas. Los episodios siguientes han sido una sucesión de “quiero y no puedo” que se veían con el piloto automático encendido. Creo que eso ha sido lo que más me ha molestado, el hecho de tener que pensar continuamente en “venga, tranquilo, que el siguiente seguro que está bien”.

Ojalá ‘El Ministerio del Tiempo’ cumpla una cuarta temporada, porque es y será una serie muy importante por todo lo que ha demostrado. Pero también es cierto que tanto respaldo, a veces, hace daño. Y en el caso que nos ocupa, la ha herido de muerte.

Atentamente, un seguidor que se despide.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .