Crónicas desde la Seminci 2017 (VI): Conmoviendo al espectador

el

Además de celebrar el día de cine & vino dentro del festival (no creáis que me da tiempo a irme a tomar algo…), son tres las nuevas sesiones dentro de la Sección Oficial que entraban a concurso. Cine turco, americano y brasileño, que buscaban conmover al espectador. ¡Arrancamos el repaso diario!

La producción turca ‘Daha‘ de Onur Saylak nos trae el estudio de la condición humana basándose en su protagonista, Gaza, un chico que tiene 14 años y vive con su padre Ahad en la costa del mar Egeo. Al inteligente chico le gustaría continuar sus estudios, pero Ahad prefiere que su hijo trabaje con él, que se gana la vida con el tráfico de personas provenientes de Oriente Medio.

Desde los ojos de este adolescente, vemos como lidia, cada día, con una realidad que solo nos llega de vez en cuando por el telediario. Sin meterse en opiniones políticas, ‘Daha’ permite que el espectador se haga una idea clara, concisa, del funcionamiento de mafias que trafican con personas. Bien, sin más.

Continuamos el repaso con una película en la que su protagonista vive de ocho segundos en ocho segundos. No es pródiga la Seminci en traer cine americano (de vez en cuando suele aparecer alguna película pequeña para cerrar el certamen), así que ‘The Rider‘ llamó mi atención para bien, porque me podría haber perdido una de las películas del Festival.

De la directora Chloé Zhao, la cinta es la historia de Brady, una de las estrellas del rodeo y un talentoso entrenador de caballos, que sufre un accidente que le incapacita para volver a montar. Cuando vuelve a casa se da cuenta de que lo único que quiere hacer es montar a caballo y participar en rodeos, lo que le frustra bastante. En un intento por retomar el control de su vida, Brady emprende un viaje en busca de una nueva identidad y del significado de lo que es ser un hombre en el corazón de América.

Basada en una historia real e interpretada por verdaderos jinetes (es decir, actores no profesionales,) ‘The Rider’ es, sin duda, una película que llega al alma del espectador. La directora nos trae un western contemporáneo, trasladando al espectador a este rudo mundo, a esta cultura que parece solo existir en la pantalla de cine con una historia conmovedora.

Sacando el máximo partido al paisaje, que se ve mezclado de llanuras extensas con esa preciosidad de caballos, la historia arranca de forma cruda, con un jinete que acaba de sufrir una lesión que, quizás, pueda alejarle por completo de lo que hasta entonces era su vida. Tozudo, intenta hacerse a la idea de que algún día volverá pues su sueño está allí, en la arena, encima de esos animales.

Poco a poco el espectador, que va de la mano del protagonista, se va haciendo a la idea de que eso será complicado, encontrándose completamente perdido. Y llama la atención el cuidado que se realiza de la situación y de su personaje central, eje de la historia, con un Brady Jandreau que se deja llevar por completo, realizando un brillante papel principal. La relación con su familia (su padre o su hermana autista), con sus amigos (todos se dedican a lo mismo), la cultura (debes ser rudo, levantarte, aguantar el golpe…) y los amigos caídos componen una preciosa historia sobre los sueños rotos.

No andaré con rodeos: es una película que recomendaría sin dudarlo.

Por último, ‘Gabriel e Montanha‘ es una coproducción entre Brasil y Francia. Antes de entrar a una prestigiosa universidad americana, Gabriel Buchmann decide viajar por el mundo durante un año. Después de diez meses en la carretera, llega a Kenia decidido a descubrir el continente africano. Hasta que llega a la cima del Monte Mulanje, en Malawi, su último destino.

El cineasta de origen brasileño Fellipe Gamarano Barbosa decide adaptar para su segundo largometraje los últimos setenta días de vida de su íntimo amigo y compañero de clase Gabriel Buchman, que decide recorrer el planeta antes de entrar en la universidad.

Dividida en cuatro capítulos (los cuatro últimos países que visitó), Barbosa quiere hacer un relato íntimo y personal de su amigo, un joven repleto de ilusión, un tanto ingenuo, que busca empaparse (al igual que el espectador) de la cultura local, lográndolo en algunos casos, pues no le llegan a considerar un turista. A destacar Joao Pedro Zappa a nivel interpretativo, dando vida al protagonista.

Es una película muy amable, bien rodada e interesante, pero en la que a veces (debido gran parte a su metraje) da la sensación de que no va a ninguna parte.

¡Terminamos por hoy! Aún quedan un par de jornadas más para sorprendernos.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .