Okja: Aquello que no se quiere ver

Durante 10 idílicos años, la pequeña Mija ha sido la cuidadora y compañera de Okja, un gigantesco cerdo, en su granja de las montañas en Corea del Sur. Pero todo cambiará cuando la gran multinacional familiar Mirando Corporation se intente llevar a Okja para llevarla a Nueva York, donde la narcisista y egocéntrica CEO Lucy Mirando tiene otros planes para la mejor amiga de Mija.

En ‘La Isla’, aquella película dirigida por el impredecible Michael Bay, el personaje de Steve Buscemi hacia una interesante reflexión: “Que te gusten las hamburguesas no significa que quieras conocer a la vaca”. Corría el año 2005 y muchas cosas han cambiado en más de diez años de evolución (o eso quiero creer) de la especie humana, tanto, que nos hemos comenzado a preguntar de donde sale esa carne tan jugosa que nos llevamos al paladar. No es una broma, y muchas personas (entre ellas adolescentes) han comenzado a ser vegetarianos, veganos… y lo que parecía una moda está volviéndose algo muy real.

Así, ‘Okja’ nos presenta una realidad que no queremos ver, basado en un animal inventado, una cerda gigante conseguida a base de alucinantes efectos especiales. Dirigida y escrita por Bong Joon-ho, es una película rodada con clase, que tiene numerosos logros más allá del aspecto reivindicativo (y ojo, porque hay palos para todos: carnívoros, herbíboros, omnívoros…) entre ellos el hecho de que se haga tan entretenida.

‘Okja’ es una cinta que se fomenta en la amistad que surge entre el animal y su pequeña cuidadora. El feeling entre animal y niña (excelente Ahn Seo Hyun) es tal, sumado el realismo de ambos personajes, que es imposible no empatizar con ellos. Luego, la historia termina yendo por derroteros más o menos conocidos, a pesar de algún que otro momento conseguido, como la tortura del pobre animal.

El reparto de caras conocidas queda un poco desaprovechado. El juego del doble personaje de Tilda Swinton no termina de fluir al cien por cien y el de Jake Gyllenhaal no termina de lucir del todo.

Solo hubo una secuencia que no me pegó con el resto de la cinta y se trata del momento en que la niña resbala por el acantilado y, sin dar muchos detalles, Okja la salva. Me pareció un poco sacada de contexto, como demasiado rebuscada y digna casi de cómic. Si se quería reflejar la inteligencia del animal se podía haber conseguido, simplemente, con ella tirando de la cuerda.

Así pues, ‘Okja’ se presenta como una buena elección dentro de la galería de Netflix y que harán pensar a más de uno sobre la procedencia de la comida que tienen encima de la mesa.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s