Blindspot (T2): Resignación

Quizás una de las series que más prometía el año pasado por su original punto de partida era ‘Blindspot‘ que, tras terminar con muchas incógnitas, volvía este año a la carga… con más de lo mismo.

Como siempre con las series, cuidado con los SPOILERS.

Tras el aviso, me aventuro a poneros en situación para decir que ‘Blindspot’ es, una vez más, víctima de la falta de ideas de las cadenas de televisión siendo la enésima muestra de show alargado sin necesidad, sin dejarla ir cuando se debe. Y eso que, amigos y amigas, solo estábamos en la segunda temporada.

Tras un arranque prometedor, aunque alargado por el formato de ser una serie de 22 episodios, retomamos la acción donde la dejamos, con un Kurt Weller, que se había adentrado en una compleja conspiración en el momento en el que Jane aparecía desnuda y sin memoria en mitad de Times Square con misteriosos tatuajes por todo el cuerpo, incluyendo uno con el nombre del agente Weller.

Esta segunda tanda de capítulos se ha centrado en mostrarnos todo lo que había detrás de Jane, nada más y nada menos que un grupo terrorista denominado como “Tormenta de arena”, con siniestros planes y comandada por su madre y su hermano. Es decir, no empezaba nada mal el asunto, metiéndonos en harina desde bien pronto, solucionando algunas incógnitas y plantando otras, como de costumbre.

El problema vuelve a aparecer a mitad de temporada, con un pequeño bajón de interés tras la resolución de la trama de Borden. Conocido el mecanismo, el espectador puede aburrirse. A partir de ahí, sus responsables meten la directa y siguen un esquema parecido al de la primera temporada y que les dio magníficos resultados: que todo tuviera un hilo principal.

Las pistas van encaminadas hacia un intrigante y penúltimo episodio final que plantea una situación muy curiosa y que plantea:
1) Terminar ahí la temporada y replantear el rumbo.
2) Dar un idílico final a todo esto.

Cuando pensábamos que la respuesta a todo era la segunda con el último episodio final, sucede el terrible error que condena a un espectador a dejar de ver el show.

¿Tan desastroso es? Tal vez me tachéis de cruel pero en efecto sí. Porque si todo hubiera terminado tres minutos antes hubiera dicho que ‘Blindspot’ es un entretenimiento ligero y entretenido con el que pasar el rato, terminado cuando debe terminar. Pero su secuencia final… ¡Ay la secuencia final!

Intentando alargar lo in-alargable, estirando el chicle hasta su máxima tensión… es para mear y no echar gota. Analizada a grandes rasgos es una mezcla entre retiro espiritual zen, acertijo en forma de caja al que sumar un final de lo más surrealista que a uno se le puede ocurrir.

No señores, no. Así no. No me muerdo las uñas por saber qué se les ha ocurrido esta vez. Se han acabado los enigmas y el único que podía falta por resolver no da para tanto como para una temporada entera (y menos de veintitantos episodios).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s