Piratas del Caribe – La Venganza de Salazar: Los hombres muertos no cuentan cuentos

el

El capitán Jack Sparrow se enfrentará a un grupo de piratas-fantasma comandados por una de sus viejas némesis, el terrorífico capitán Salazar, recién escapado del Triángulo de las Bermudas. La única posibilidad de Sparrow para salir con vida es encontrar el legendario Tridente de Poseidón, un poderoso artefacto que le da a su poseedor el control de los mares.

Al terminar de ver la anterior entrega, ‘En mareas misteriosas’, recuerdo pensar en que no hubiera sido un mal momento para dejar descansar la saga, al menos, durante un buen tiempo y esperar al director indicado que, como Verbinski, cogiese el relevo y se volcase en cuerpo y alma para ofrecer un par de entregas chulas. Lamentablemente, se ha escogido a la pareja de directores Joachim Rønning y Espen Sandberg que, no lo hacen mal, pero carecen de la fuerza con la que sus predecesores narraban las aventuras imposibles de Sparrow.

Así, el gran aliciente de esta quinta entrega era ver a Salazar encarnado por Bardem haciendo un papel que en su momento hubiera rechazado sin miramientos (recordemos que no quería perseguir a Cruise por los tejados en ‘Minority Report’ pero ahora se apunta a hacer hasta de villano de Bond). Salazar parece ser el primer gran rival al que se enfrentase Sparrow (un Depp cómodo, mucho, haciendo lo que sabe hacer) y digo parece porque la epicidad de la batalla no llega a tal punto.

Salazar es un gran enemigo, muy logrado digitalmente (como todos los efectos especiales de la saga), pero me falta clímax en una película que, siendo más corta que sus predecesoras, funciona al ralentí, haciéndose pelín pesada según qué momentos. Y eso que instantes marca de la casa los hay, como la huida de Sparrow con los lingotes o el momento con el tiburón fantasma que, estoy convencido, encantarán a los más fans.

Tampoco me convence el hecho de tener que volver sobre una historia que, más o menos, se había conseguido cerrar. Recuperamos personajes de las primeras entregas y les ponemos hijos sin que pase el tiempo por sus rostros. No sé, no creo que esté bien manejada esa trampa por muchos encantamientos y maldiciones que haya en alta mar.

En definitiva, si algo logró la primera entrega fue hacernos jugar de nuevo a ser piratas, a surcar los mares y a batir peligrosos enemigos siendo uno más de la cuadrilla de Sparrow. ‘Piratas del Caribe: La venganza de Salazar’ es un simple entretenimiento, una secuela más, quizás la más floja, un chicle que empieza a estar demasiado estirado y que empieza a sentir síntomas de agotamiento.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s