La bella y la bestia: Suma y luce, bella y bestia son

Una hermosa joven llamada Bella acepta alojarse en un castillo con una bestia a cambio de la libertad de su padre. La bestia es, en realidad, un príncipe encantado. Para romper el hechizo, deberá ganarse el amor de una preciosa dama antes de que caiga el último pétalo de una rosa encantada.

Las cosas si están bien hechas, además desde el cariño y el respeto por el material original, se notan a distancia. Estoy seguro de que Bill Condon (y el resto de responsables) visionaron más de una vez el film original de 1991 para dar empaque y ofrecer guiños al espectador. Porque aunque han pasado veinte años, hay historias que perduran mucho tiempo por ternura y belleza. Esta es una de ellas.

La nueva estrategia de la Disney, ofrecer en imagen real lo que hace años ofrecía en dibujos, le está funcionando muy bien. Tras dar en el clavo con ‘El Libro de la Selva’ (y olvido por completo ‘Maléfica’) con esta película se sigue el mismo esquema, aunque se conceden una serie de licencias (cuatro o cinco) que, si bien es cierto, terminan sumando a la función.

Para empezar sus responsables eligen un camino musical más puro y duro, añadiendo algunas canciones y ofreciendo un poco más de espectáculo en otras. El resultado no desentona, es más, resulta del todo correcto que, por ejemplo, la Bestia tenga una canción en solitario. Los amantes de la versión original no protestarán, es más, el paisaje, los personajes y ciertos planos son calcados e idénticos. Y todo, siempre, desde el respeto.

El reparto está más que correcto, con una guapa Emma Watson que debe aguantar los planos digitales como ninguna después de su periplo por la zona ‘Harry Potter’ y con más carisma que otras de su edad. A Dan Stevens es difícil evaluarle y, para ello, quizás sería mejor oírle en versión original.

Pero por quien hay que partir una lanza es por Luke Evans, que refleja perfectamente el sentimiento del film: cualquier otro habría hecho un trabajo esperpéntico con Gastón, fácil de caricaturizar por ser el fuerte y creído guapo de la aldea que ansía el amor de Bella. Pero la verdad es que Evans se siente cómodo en el papel y disfruta. Es más, por momentos completo robaplanos.

Así pues, ‘La Bella y la Bestia’ es una película que luce en la que las novedades suman al original dando empaque a la historia. Es decir, otro acierto de la Disney.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s