Orange is the new black (T4): …Y llegó la tempestad

Como cada verano, las internas de la prisión de Litchfield han llegado para amenizarnos esta calurosa época del año. ¿Logrará ‘Orange is the new black‘ mantener el listón alcanzado en temporadas anteriores?

serieOITNBT4-Interior

Por supuesto, tened cuidado con los posibles SPOILERS a partir de aquí. Avisados quedáis.

Tras los acontecimientos de la temporada anterior, en la que ‘Orange is the new black’ se consolidaba como una de las mejores series de la parrilla televisiva actual y de visionado obligatorio durante el verano, las internas de Litchfield vuelven a la prisión tras el baño en el río para afrontar nuevos problemas dentro de la prisión. Nuevamente se confirma que, tras la calma, llega la tempestad.

Ha sido una temporada la mar de completa, en la que ha sucedido de todo en los trece episodios que la han vuelto a completar. Desde una rebelión, hasta uno o dos asesinatos que han puesto el sitio patas arriba.

Vuelve a confirmarse la capacidad creativa de la serie, creando personajes entrañables, cambiando el rumbo de algunos que en sus primeras temporadas se hacían detestables (Pensatucky) y colándonos algunos nuevos más que enigmáticos (Piskatela). Esta temporada, más que nunca, nos queda claro la realidad de la prisión con la creación de bandas organizadas. Ya no hablamos de pandillas de amigos, ahora son peligrosas bandas e impredecibles, como las latinas o las nazis.

Todo ello perfectamente hilado como consecuencia del negocio de Chapman, que recupera protagonismo después de que en la anterior temporada pasase bastante de puntillas. Y si bien es cierto que podíamos haberle cogido un poco de manía, los sucesos de esta temporada recuperan a la Piper del inicio. Un poco idiota sí, pero amigable.

También llega el momento de las despedidas y, encima, de la despedida de uno de los mejores y más entrañables personajes de la serie. Durante toda la temporada, la relación de Poussey con Soso endulzó la pequeña pantalla. Eran una pareja casi perfecta que tenía que pulirse y los guionistas decidieron dar un fatal desenlace que puede traer consecuencias terribles en la prisión. Por mucho que Caputo (un hombre al que se le puede empezar a perder la fe puesto que rara vez acierta) lo intente. Y más ahora que parece que hemos perdido a Healy para siempre.

La temporada termina en un clímax infernal. Terminas del lado de las internas y con ganas de pelea. Y todo queda en el aire, sin saber por dónde tirará la quinta temporada, dejándonos con ganas de más. Pero con una gran despedida de un personaje que nos miró a los ojos y nos sonrió.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s