Déjà Vu: Paradojas del destino

el

Arrancamos la semana con una curiosa película que nos habla del tiempo y el destino. Seguro que más de una vez habéis tenido un ‘Déjà Vu‘: Llegas a un lugar en el que nunca has estado y te resulta familiar. Miras a una desconocida a la cara y es como si la conocieras de toda la vida.

Estrenada en el año 2006, ‘Déjà Vu’ no es una película ni mucho menos sobresaliente pero que, tras haberla visto y degustado un par de veces, ha terminado teniendo un rincón especial en mi filmoteca. Corre el riesgo, como tantas películas sobre viajes temporales, de cometer errores científicos y temporales y, lo cierto es que, los tiene. Pero que me parta un rayo si al menos la película no te va a dejar con una sonrisa en la cara.

El hermano de Ridley Scott, Tony, tristemente fallecido en el 2012, vivió siempre a la sombra de su hermano a pesar de que consiguió hacer películas muy estimables como ‘El último Boy Scout’. Después de un comienzo de milenio bastante flojo con la impresentable ‘Domino’, Scott, que filmaba todo como si fuese un videoclip y volvía loco al espectador con juegos de ralentización y transiciones inesperadas, tuvo que volver a un estilo más tradicional. Y gracias a eso ‘Déjà Vu’ funciona tan bien.

El agente Doug Carlin descubre que la explosión de una bomba en un Ferry de Nueva Orleáns es obra de un terrorista. Por su perspicacia para analizar y distinguir rápidamente lo relevante de lo secundario en el escenario del crimen, Carlin es integrado en un misterioso equipo de investigación que utiliza una sofisticada máquina que permite hacer algo extraordinario…

Cogiendo a su actor fetiche por aquella época, un Denzel Washington que siempre cumple esté en el fregado en el que esté, el guión de Terry Rossio y Bill Marsilii nos habla de una paradoja sobre el tiempo y el destino. Una original vuelta de tuerca a un término muy utilizado.

Inmersos en el atentado que sacude el inicio de la película, la empatía que transmite desde el minuto cero el bueno de Denzel, es fácil meternos de lleno en la historia. Y si sois capaces de verla sin que nadie os desvele más detalles de la trama, seréis capaces de sorprenderos en los momentos clave, como el pequeño láser que atraviesa la pantalla o la persecución artesana con toques de ciencia ficción.

Como ya he dicho, si uno la piensa detenidamente, es posible que encuentre más de un error. Y de dos. Pero la película se muestra capaz de hilar todos los detalles al máximo, pendiente de ser lo suficientemente convincente para el espectador. Y para mí lo fue.

No es una obra maestra, pero sí que es una película que agradezco ver de vez en cuando.

Guardar

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s