Beetlejuice: Divertimento para morir de risa

Tras su primera película ‘La gran aventura de Pee-Wee’, Tim Burton aún era un semi-desconocido al que el éxito estaba por llegarle. Fue con su siguiente película, ‘Bitelchús (Beetlejuice)‘, un divertimento para morir de risa, cuando logró el éxito internacional.

Antes incluso de ser nombrado para dirigir la versión cinematográfica del hombre murciélago, Tim Burton nos entretuvo y divirtió con un clásico de los años 80. ‘Beetlejuice’ fue una película que, para los que nacieron en aquella década, como quien os escribe, es una película que no falta en nuestra videoteca.

La historia nos presenta a un matrimonio, Bárbara y Adam que, tras un desafortunado accidente, pasan a mejor vida y se convierten en fantasmas. Ante la inminente llegada de unos nuevos y variopintos inquilinos, deciden contratar los servicios de un peculiar personaje llamado Bitelchús, un especialista en asustar a los mortales, y de esta manera ahuyentar a los nuevos propietarios de su casa.

Bastará con decir su nombre tres veces para desatar al villano/protagonista de la película. Porque sí, aunque el protagonismo caiga inicialmente sobre el matrimonio, pronto pasa a ser una película coral en la que tanta o más importancia tiene la hija de los nuevos inquilinos, como el fantasma asustador.

La portentosa imaginación del guión de Michael McDowell y Warren Skaaren y un inspiradísimo Burton (muchas de las ideas de la cinta serían exploradas por el director más en adelante), hacen desatar el vendaval de situaciones cómicas bien resueltas (llegando a su punto álgido con el Banana Boat Song) por unos efectos especiales punteros en la época. La película se llevó justificadamente el Oscar al mejor maquillaje.

¿Y qué decir del reparto? Creo que pocas veces hemos visto tan histriónico y divertido a Michael Keaton, tan pardillo a Alec Baldwin, tan genial a Geena Davis o tan dulce a Winona Ryder.

Es decir, que hay que verla sí o sí. Mientras se discute si se realiza una secuela que podría ser demasiado tardía, a mi no me importa revisionar de vez en cuando una de esas películas de mi infancia y repetir tres veces su nombre para volver a reír a carcajadas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s